•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El consejero económico de la Embajada de los EE. UU. en Nicaragua, William Muntean, alertó ayer a los ciudadanos estadounidenses del cuidado que deben tener al sostener relaciones de negocios o de índole comercial con personas venezolanas sancionadas por el Gobierno de Washington.

“Estados Unidos ya ha emitido cuatro rondas de sanciones contra Venezuela. Unas son contra (el presidente Nicolás) Maduro y su círculo íntimo. Así también contra algunos funcionarios del Gobierno de Venezuela y las personas de la estatal petrolera PDVSA”, recordó Muntean.

En el decreto ejecutivo más reciente del presidente Donald Trump, el 25 de agosto, el Gobierno estadounidense busca evitar “el acceso a una fuente crítica de financiamiento que le ayude (a Maduro) a mantenerse en el poder y protege al sistema financiero de los Estados Unidos, para evitar que se convierta en un cómplice de la corrupción venezolana y del empobrecimiento del pueblo” de ese país sudamericano, comentó el consejero económico.

Muntean expresó que las sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) prohíben generalmente las transacciones que involucran directa e indirectamente a una persona “bloqueada” o sancionada.

Agregó que la sanción se aplica aunque las personas “bloqueadas” actúen en nombre de una entidad no bloqueada. Por lo tanto, los ciudadanos estadounidenses deben tener cuidado al realizar negocios con entidades “no bloqueadas” en las que sí están involucradas personas “bloqueadas”.

“Las personas estadounidenses no pueden, por ejemplo, celebrar contratos con un individuo bloqueado”, afirmó el consejero económico de la Embajada de los Estados Unidos.

Aclaró que la designación de un funcionario “bloqueado” de Venezuela no significa necesariamente que el Gobierno de ese país esté sancionado.
“Sin embargo, los estadounidenses deben ser cautelosos en sus relaciones con el Gobierno de Venezuela, con PDVSA y las empresas y entidades involucradas con las dos (Gobierno y PDVSA)”, insistió Muntean.

Todos los ciudadanos y entidades estadounidenses deben “revisar de cerca todas las transacciones con Albanisa, para asegurarse que están cumpliendo con los requisitos y reglamentos de OFAC”, enfatizó el diplomático estadounidense, recordando que PDVSA tiene más del 50% de las acciones de esa empresa.

Albanisa es una empresa que opera en Nicaragua, con capital nicaragüense y venezolano.

Empresas estadounidenses

El presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), Álvaro Rodríguez, informó que en Nicaragua operan 132 empresas de ciudadanos estadounidenses.

Explicó que Amcham solicitó información más detallada sobre las sanciones aplicadas por Estados Unidos a Venezuela, para conocer cuáles podrían ser las consecuencias para Nicaragua.

Las declaraciones de Muntean ocurrieron después de una videoconferencia, este jueves por la mañana, con un funcionario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

“Nuestra obligación como Cámara de Comercio Americana Nicaragüense es proteger también a todos nuestros miembros y advertirles de los riesgos que pueden tener al hacer negocios con alguien que está siendo sancionado por leyes del Gobierno de Estados Unidos”, explicó Rodríguez.

Por su parte, el consejero económico Muntean entregó a los periodistas las direcciones electrónicas, donde están las listas de venezolanos sancionados.