•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A María José Delgado, directora de Kids & Babies,  (servicio educativo de Kínder y Guardería), siempre le llamaron la atención los niños especiales  desde que estudió sicología. Siempre quiso ayudar y trabajar con niños con problemas de aprendizaje,  porque siempre “ha sido mi pasión”.

Afirma que, luego de graduarse, decidió organizar su clínica de sicología en la que atendía a niños con dificultades de aprendizaje y niños con síndrome de Down y autismo.

¿Cómo inició Kids & Babies?

Yo tenía mi clínica con tres socias, estando ahí me buscaron unos amigos porque querían abrir una guardería, pero me buscaron como sicóloga, para que hiciera el programa educativo y de estimulación temprana para los bebés, de esa manera es que nace Kids and Babies.

¿En qué momento se hizo propietaria de Kids & Babies?

Mis amigos nombraron la guardería como Kids & Babies y yo les hice el programa educativo, estuvimos trabajando por dos años. Yo trabajaba con ellos solo una vez a la semana como sicóloga, una vez se reunieron conmigo, me dijeron que iban a cerrar porque el negocio no había sido lo que ellos esperaban  y me ofrecieron la venta de la guardería, pero yo les pedí tiempo porque un kínder y guardería no estaba en mis planes.

Tuve una reunión con los padres de familia de los 18 niños que había en ese momento. Se vinieron conmigo, por lo tanto lo que hice fue mezclar un poco la clínica de sicología con el kínder, todo estuvo en el mismo local.

¿Siempre estuvo a cargo de la guardería y de la clínica de sicología?

Mis dos colegas se fueron del país porque eran extranjeras: una guatemalteca y una española, por lo tanto me quedé sola, pero no pude mezclar las dos cosas. Mi pasión era atender la parte sicológica de los niños con problemas, pero siempre estaban tocando las puertas de que había un problema con la guardería y yo tenía que dejar la cita a medias para irme atender el problema de la guardería.

Así es como tomé la decisión de quedarme solo con el kínder, en grupo con niños se trabaja mejor. Es cierto, mi pasión es estar individual, uno a uno es más fácil y más beneficioso, pero definitivamente cuando se trabaja con grupos de niños estás ayudando a una futura comunidad.

Sentí que tenía una gran labor en mis manos, una gran misión y entonces me enfoqué mucho más a los kínderes y a la guardería que a la parte individual de sicología.

¿Qué es lo más difícil de emprender con un kínder y guardería?

Estoy trabajando con lo más valioso de los seres humanos, los hijos. Estoy trabajando con lo más delicado que son los niños y es una gran responsabilidad; mis mayores retos han sido trabajar las partes de las caídas de los niños, que se enfermen y se vuelva viral.

Lo más difícil que he hecho para emprender es que crean en mí, eso es muy difícil; generalmente se van por lo más fácil y no te dan oportunidad para poder crecer.

Económicamente ¿es rentable apostar por un kínder en el país?

Apostar por un kínder en el país es muy rentable, pero es algo que uno tiene que ganarse. Para mí, la mayor publicidad que puedo tener, es la recomendación de un padre y para eso un padre tiene que estar feliz y satisfecho.

¿Cuánto empleo genera?

Ahorita trabajan con nosotros 23 personas de tiempo completo y de tiempo intermedio para 83 niños que asisten diario a las guarderías. Además que trabajo con mi esposo y mi hija.