•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó ayer un 0.14% y cerró en US$49.09 el barril, tras conocerse un incremento semanal en las reservas de petróleo de Estados Unidos, mayor a lo esperado.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en octubre bajaron 0.07 dólares respecto a la última sesión.

El Departamento de Energía de Estados Unidos informó ayer que las reservas de crudo subieron la semana pasada en 4.6 millones de barriles, hasta situarse en 462.4 millones.

Este incremento supera levemente lo que habían calculado los analistas, 4 millones de barriles.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en octubre bajaron 1 centavo, hasta US$1.66 el galón, mientras que los de gas natural para entrega en ese mismo mes descendieron 2 centavos, hasta US$2.98 dólares por cada mil pies cúbicos.

Las reservas de petróleo se mantienen por encima del rango medio histórico para esta época del año, según los datos del Gobierno.

Los datos sobre las reservas del crudo en EE. UU. corresponden a la semana que culminó el 1 de septiembre, justo después de que el huracán Harvey azotara el sur de Texas, uno de los principales centros del sector petrolero de EE. UU.

Importaciones de crudo

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron una media de 6.9 millones de barriles al día, con un descenso de 73,000 barriles respecto de la semana precedente.

La media de las últimas cuatro semanas en las importaciones de crudo, un indicador menos volátil, alcanzó 7.2 millones de barriles diarios, un 4.1% por debajo del mismo período el pasado año.

Por su parte, las reservas de gasolina para automoción se redujo en US$3.2 millones de dólares hasta los 226.7 millones de barriles, y siguen dentro de la banda más alta de la media histórica.

Por otro lado, las reservas de combustibles destilados, como el diesel y el gasóleo de calefacción, decrecieron en 1.4 millones de barriles hasta los 147.8 millones de barriles, y se mantienen también en la banda alta de la media.

Las refinerías operaron a un 79.7% de su capacidad instalada, por debajo del 96.6 % de la semana anterior y como consecuencia del paso del huracán Harvey.

El total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, incluida la Reserva Estratégica, se situó en 1,989 millones de barriles, frente a los 1,982.3 millones de la semana precedente.