•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El director de Integración Económica y Facilitación de Comercio de la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (Sieca), William García, señaló que uno de los temores de los países de la región sobre la unión aduanera es que represente una disminución en la recaudación fiscal. 

“El temor más grande de estos procesos es que no vaya a representar una disminución fiscal, si el proceso trae una disminución en la recaudación fiscal”, indicó el funcionario de la Sieca en una conversación que sostuvo con periodistas centroamericanos en Guatemala.

Una de las etapas para establecer la unión aduanera es tener un mecanismo de recaudación de tributos, sin embargo, a criterio de García es uno de los temas pendientes y uno de los obstáculos que deben enfrentar los gobiernos. 

El especialista de la Sieca recordó que en Unión Europea los tributos en aduanas no se quedan en el país por donde entra la mercancía, sino que pasan a una comisión, que luego los transfiere a países miembros con mayor necesidad.

“En Europa (la mercancía) entra por cualquier país, pero los impuestos se van a la comisión y luego devuelven. Aunque entre por Holanda una mercancía y pague su impuesto ahí, no se queda en Holanda, aunque sí se queda con un porcentaje”, explicó. 

García añadió: “Los tributos se los distribuyen a los países que tienen mayor necesidad, pero, ¿por qué no hacen eso aquí, una bolsa común? Hay un elemento técnico que por qué no, en Europa los impuestos aduaneros representan un 5% a 10% de toda su recaudación”.

Sin embargo, en Centroamérica, dijo, los impuestos aduaneros representan el 40% de la carga tributaria. Según García, al ser alto ese porcentaje los gobiernos dicen: “no podemos poner en riesgo nuestro presupuesto, y cuando se le habla de unión, piensan en lo que pasará con la recaudación”.

Controles diferentes 

El representante de la Sieca considera que el temor existe, ya que al brindar facilidades al comercio, los “malos” podrían aprovechar estas ventajas para querer defraudar a la Hacienda Pública. La recaudación fiscal en aduanas es significativa y oscila entre el 30% y 40%, dependiendo de cada país.

“Lo que sucede es que si bien es cierto se brindan facilidades, eso no significa que no se controla, lo único que el control se hace de forma diferente y no necesariamente en el puesto fronterizo que ha sido lo usual”, expuso el director de Integración Económica de la Sieca. 

Actualmente, Guatemala y Honduras ha unido sus aduanas para darle libre tránsito a al menos un 75% del comercio bilateral. 

Los dos países utilizan el instrumento legal denominado Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca) para realizar las exportaciones e importaciones, que permite la transmisión electrónica y en tiempo real del pago de impuestos en el país de destino.

Hoja de ruta 

La Hoja de Ruta de la Unión Aduanera Centroamericana 2015-2024, adoptada por los gobiernos de la región, proyecta que para 2024 la unificación ya sea una realidad. El Salvador ya oficializó su adhesión mientras que Nicaragua “observa” el proceso. 

El documento contiene una serie de actividades a desarrollar, basadas en tres etapas establecidas en el Convenio Marco para la Unión Aduanera: Facilitación del comercio; modernización y convergencia normativa y desarrollo institucional.

“La hoja de ruta es un compromiso de los seis países de la región. Al final del día hay muchos caminos para llegar a lo mismo. En el tema de recursos, los países del sur tienen mayores medios, todos quisiéramos que fuéramos iguales, pero hay diferencias entre los países”, reconoce.

Recientemente John Fonseca, viceministro de comercio exterior de Costa Rica, dijo a periodistas que la unión entre Guatemala y Honduras lo único que permite es agilizar el paso a algunos productos, mientras que su país sí está trabajando en una verdadera unión aduanera. 

“Se habla de que lo que han hecho Guatemala y Honduras es una unión aduanera y eso es incorrecto, no es el caso. Ellos han agilizado el movimiento de una serie de productos que consideran que son de bajo riesgo y que tienen similitudes entre los dos países”, dijo hace semanas a periodistas.

Al respecto, el funcionario de la Sieca mencionó que respetan la decisión de cada país, pero que al final del día hay muchos caminos para llegar a lo mismo. “El tema de recursos no es lo mismo, los países del sur que tienen mayores recursos a otros que tienen menos y quieren hacer algo”.

 También aseguró que la Sieca está apoyando la voluntad de los países centroamericanos, y espera que Nicaragua en su momento también se sume. A su criterio, el proceso de la Unión Aduanera es simbiótico, y en el caso de El Salvador ha propuesto algunos cambios. 

“Todos quisiéramos que fuéramos todos iguales, pero hay esas diferencias entre los países, allá los del sur creen que su mecanismo es el óptimo, al final lo mismo va a dar, porque es facilitación de comercio, es la primera etapa del convenio marca para la unión aduanera”, insistió.

Importancia  

El director de Integración Económica también hizo énfasis en la importancia comercial de Centroamérica y recordó que durante la crisis financiera de 2008, la región fue la menos afectada porque contó con el mercado de los países de la región.

“De ahí la importancia que tiene Centroamérica como socio comercial, los empresarios centroamericanos saben el potencial del mercado centroamericano. 

Centroamérica es el segundo socio comercial de Nicaragua y el tercero de todos los países América Central. 

Ese aspecto fue compartido por el secretario general de la Sieca, Melvin Redondo, quien expuso que se debe privilegiar y fortalecer el espacio comercial centroamericano. “Todos los países están comprometidos con el ideal integracionistas”, agregó. 

“A pesar de que nuestro principales socios son la Unión Europea y Estados Unidos, la familia está en Centroamérica y si las puertas se cierran en estos mercados, aquí está la familia y hay que fortalecerla”, destacó Redondo durante una exposición con periodistas.