•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El G20 encara un ambiente “más relajado”, tras dejar atrás tensiones proteccionistas con Estados Unidos, y más optimista con el buen momento de crecimiento económico global, afirmó el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, en su despedida del organismo que preside temporalmente su país. 

“La reuniones en los últimos meses se han dado en un ambiente más relajado”, apuntó Schäuble, al recordar las tensiones de la cumbre de marzo en Baden-Baden (Alemania), la primera en la que acudió EE.UU. con el Gobierno del presidente Donald Trump, quien llegó al poder con una agenda de proteccionismo y escepticismo multilateral.

El G20, que agrupa a las principales economías avanzadas y emergentes, celebró ayer su tradicional cumbre de ministros de finanzas en el marco de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), la última antes de que Alemania pase la Presidencia temporal a Argentina de cara a 2018.

Schäuble reconoció que “tuvimos dificultades al inicio de nuestro mandato”, y destacó que “el canto de cisne” contra el multilateralismo ha ido poco a poco “desapareciendo”. 

Futuras turbulencias

En su despedida internacional, ya que Schäuble dejará el cargo en breve tras años al frente de la todopoderosa maquinaria económica alemana, se mostró más “optimista” acerca de la situación global. 

Pero, fiel a su imagen de duro, sostuvo que el gran riesgo en este momento de bonanza económica es precisamente prepararse para futuras turbulencias.

“En la situación actual en la que tenemos unas buenas perspectivas económicas, diría que la complacencia podría ser la mayor tentación”, dijo ante los periodistas. 

Durante la semana, el Fondo divulgó sus nuevos pronósticos de crecimiento global, que elevó al 3.6% en 2017 y al 3.7% en 2018, por encima del 3.2% de 2016, y el mayor ritmo de crecimiento desde 2010.