•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El grupo automotriz Delfingen amplía sus operaciones en Nicaragua con la construcción de una moderna planta automatizada, que fabricará arneses para vehículos.  La apertura de las instalaciones está prevista para el primer trimestre de 2018.

Esta nueva fábrica se especializará en la manufactura de soluciones de protección eléctrica para automóviles. Integrará además un centro logístico avanzado, que permitirá al grupo francés dar a “sus clientes de la zona un servicio más flexible, reactivo y personalizado”.

“El proyecto se decidió en junio de este año y empezamos la construcción en septiembre, es una inversión en una primera parte de 2 millones de dólares y hay una segunda fase”, expuso Geoffroy Vilbert, representante del grupo en Nicaragua.

Según Vilbert, la segunda fase podría estar lista dos años después de que la fábrica entre en operaciones, y consistiría en la construcción de una similar, en la misma zona del país. La compañía está en trámite para operar bajo el régimen de zona franca. 

En la fase de construcción, el grupo genera 50 empleos, y cuando entre a operar empleará a 20 personas. “Las personas que trabajarán en la fábrica tienen un nivel de competencia técnica para procesos automatizados de última generación”, agregó. 

La construcción de la planta, de acuerdo con Vilbert, responde a una estrategia del grupo, debido a que es proveedor de la empresa de arneses Yazaki. “La estrategia del grupo francés es que siempre se instalan cerca de sus socios”, comentó. 

“El grupo tiene dos plantas en América Central, una en Honduras que fabrica la materia prima y la planta de Nicaragua es la última fase para preparar los productos a las plantas de Yazaki, que es la razón por la cual vinieron a Nicaragua, es una razón estratégica y logística”, dice.

Delfingen se convierte en la primera empresa francesa  automotriz que se instala en Nicaragua “y eso para el futuro es interesante” porque “empieza a crear un ambiente de confianza en el sector automotriz, que es muy importante para el desarrollo”.

El área de construcción de la planta es de 1,500 metros cuadrados. Además estará equipada con plantas pequeñas, pero que producen un volumen de autopartes significativo.  

Delfingen es un fabricante de partes para la industria automotriz mundial, líder en soluciones de protección de circuitos integrados y tubos de transferencias de fluidos, y fortalece su presencia a nivel mundial con la apertura de una planta en León en Nicaragua, reza una nota de prensa.

“Delfingen sigue invirtiendo e inicia una nueva etapa estratégica con esta nueva planta que viene a fortalecer su dispositivo industrial en América Central con todo su potencial en el sector automotriz”, reza el comunicado enviado a El Nuevo Diario.

Clima de negocios 

Vilbert, quien además es vicepresidente de la Cámara de Comercio Franco-Nicaragüense, destaca que Nicaragua es un país estable sin riesgos mayores para instalarse. “El grupo considera que es una zona segura y con un excelente clima de negocios para expandir negocios”. 

En la nota de prensa, el grupo también destaca que en su calidad de socio de proximidad, reafirma su voluntad permanente de seguir acompañando el desarrollo de sus clientes, así como su compromiso constante de ofrecer un excelente servicio.

Según el Informe Anual del Banco Central de Nicaragua (BCN), las exportaciones de arneses en 2016 cerraron con US$662.9 millones, las cuales se consolidaron como las de mayor contribución, al crecer 15.8 por ciento y aportar el 25.4 por ciento del valor de las exportaciones de mercancía. 

El mismo informe de la institución bancaria nacional precisa que en la producción de arneses incidió la inversión realizada en años anteriores, para garantizar la demanda proveniente de empresas productoras de  automóviles en México, principal destino de estas mercancías.