•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las reparaciones externas del hogar son una de las constantes preocupaciones en las que piensan sus usuarios, también de vez en cuando realizan unos ajustes en su interior, y es que arreglar la casa es fundamental, pero tampoco se debe descuidar la protección completa de ella; con esto nos referimos a que cuidar de nuestro patrimonio es valorar los esfuerzos de años, es tomar conciencia de que lo que tenemos en el interior del hogar (mobiliarios, útiles de habitación, ropa, instrumentos musicales y de uso profesional, artículos deportivos y de cocina, cristalería, adornos y más), deben ser protegidos, ya sea de eventualidades como desastres naturales o robos, y esa seguridad solo se puede lograr adquiriendo un seguro para el hogar. 

Respecto a este tema, hay que reconocer que Nicaragua es un país en el que experimentamos a menudo cambios climáticos y la alta propensión a sismos, terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas y otros desastres naturales, hacen que nuestros hogares sean vulnerables a sufrir las consecuencias de la fuerza de la naturaleza, por eso prevenir es mejor que lamentar y una vez más te decimos que para estar cubiertos ante estos grandes riesgos, están los seguros.

De acuerdo con Elaine Miranda, bloguera de finanzas personales, “un seguro que proteja tu hogar y tus posesiones siempre va a ser una excelente inversión y nos sorprendería saber que el precio es nada, comparado con los beneficios y con el monto que tendríamos que desembolsar si algo llegara a pasar. Es importante, además, que no solo protejás la casa en sí, sino también todo lo que tenés adentro”, determina la experta. 

Sacando cuentas

“El precio de la póliza dependerá del valor de tu hogar y de las pertenencias que tenés. A partir de ese monto, la compañía aseguradora te cobrará un porcentaje, que varía según la empresa. En Nicaragua, el mercado anda entre 3‰ y 4‰ más o menos”, acota Elaine. Y mucho ojo, porque la experta aclara que no se trata del 4% (por ciento) si no, el 4‰ (por millar). La diferencia es que el “por ciento” hace referencia a un tanto por cada 100 y el millar a un tanto por cada mil. Así, el 4% quiere decir, por ejemplo, US$4.00  de cada US$100.00 y el 4‰ quiere decir US$4.00 de cada US$1,000.00.

La experta nos expone el ejemplo de una casa valorada en US$50,000.00, asegurando sus pertenencias por un valor equivalente al 25% de la propiedad, se pagaría US$250.00 anuales o tan solo US$20.83 mensuales. Ahora bien, si la casa vale alrededor de los US$80,000.00, este monto sería de US$33.33 mensual. Y aquí la pregunta que nos hace Miranda es: “¿en qué más te estás gastando esos US$25.00 o US$40.00 al mes, teniendo tu casa y pertenencias sin protección?”.

A considerar

A la hora de contratar tu seguro de hogar, se hará un avalúo para conocer el valor de la casa y de las posesiones. De hecho, si tenés facturas que demuestren el precio que pagaste por algunas de tus cosas, será excelente. Si algo llegara a ocurrir (un terremoto, incendio, ciclón, explosión, erupción, inundación, etc.) y tu casa se ve afectada, la compañía aseguradora enviará a alguien a inspeccionar y evaluar los daños.

La experta recomienda que si hacés alguna mejora a tu casa o que si compraste algo nuevo, se lo notifiqués a tu aseguradora, para que así ellos estén enterados que el valor cambió. Asimismo, es importante que hagás una lista de las cosas que tenés aseguradas, poniendo el nombre del artículo, el precio, el tiempo de uso y el estado del producto. Ojo: no se te va a reembolsar el precio original, sino lo que tu artículo vale en ese estado, en el mercado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus