•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los precios de los materiales de construcción subieron 2.4% en septiembre de este año, en relación al mismo período del año anterior y un 1.2%  con respecto a agosto de este año, según el Índice de Precios de Materiales de Construcción (IPMC), publicado recientemente por el Banco Central de Nicaragua.

El índice actualmente está compuesto por una canasta de 53 productos empleados en la construcción de edificios residenciales, y se encuentran divididos en cinco capítulos: maderas y techos  (es el de mayor tamaño, ya que incluye 15 productos),  cementos y derivados; electricidad e iluminación; metales y derivados, y sanitarios y pisos.

El capítulo de electricidad e iluminación, que incluye 11 productos, fue  el de mayor incremento en septiembre,  al lograr un 10.5%. Este grupo está compuesto por alambres, apagadores, breaker, caja conduit liviana, cepos, tomacorrientes, entre otros.

El incremento de cemento y derivados es el segundo más importante, con 4.4% y metales  derivados que mostró un incremento discreto equivalente al 2.5%.

A la baja

Sin embargo, dos sectores registraron bajas superiores al 1%, maderas y techos 1.9%, mientras que sanitarios y pisos 1.5%.

El IPMC global mostró un crecimiento interanual de 2.4%. En términos acumulados (de  diciembre a septiembre) subió 2.1%. 

“Adicionalmente, la variación acumulada del IPMC a septiembre fue de 2.1 por ciento (1.3% en el mismo período del año anterior), explicado por los aumentos que registraron los capítulos de electricidad e iluminación, cemento y derivados, y metales y derivados; lo cual fue contrarrestado por la disminución del capítulo de maderas y techos, y sanitarios y pisos”, explicó el BCN.

Según la variación mensual del índice, entre enero y septiembre los descensos más marcados ocurrieron en enero y junio cuando se registró bajas de 0.8% y 0.2%, respectivamente.

El segundo trimestre del año, el BCN contabilizó el inicio de construcción de 1,549 edificios residenciales, esta cifra  es menor en 1.8%, en relación a lo registrado en el mismo período de 2016, cuando empezó la construcción de 1,577 edificios residenciales.