•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el sitio web del reconocido importador taiwanés de café, Fengjen, (http://www.fengjen.com.tw/product/detail/144), entre un montón de caracteres chinos sobresalen dos nombres: el de Nicaragua y el de Gonzalo Adán Castillo.

Castillo es el dueño del café cosechado en la finca Las Promesas de San Blas, en Dipilto, departamento de Nueva Segovia (norte de Nicaragua), que ganó recientemente el primer lugar de la Competencia Internacional de Café Fengjen, en el país asiático.

Al productor, la noticia lo tomó por sorpresa. “No pensé llegar hasta ahí. Sí, me emociona mucho porque es un premio que se merecen mucho mis trabajadores”, dijo a El Nuevo Diario.

La finca

La finca Las Promesas de San Blas, ubicada en el municipio de Dipilto, a una altura de aproximadamente 1,200 metros sobre el nivel del mar, cuenta con tres sellos de calidad, entre ellos el de Starbucks (C.A.F.E Practices) y el de UTZ.

Castillo explicó que en el concurso participan muchos cafés que importan los taiwaneses de distintos países del mundo. Él, vendió 90 sacos del grano ganador y dijo que lo transó a un “buen precio”, aunque no reveló el valor.

“Es un café muy balanceado. Tiene una fragancia a frutas, cítricos, maracuyá y a galleta… Es un café muy delicioso, sinceramente”, mencionó emocionado el caficultor de la comunidad de La Tablazón, en Dipilto, municipio de Nueva Segovia.

Nueva variedad

Gonzalo Adán Castillo es un apasionado caficultor, de 62 años. Cuando habla del rojito se refiere a él como si fuera una persona. “Lo siento mucho caturrita, tenés una excelente taza, pero no podés contra la roya”, mencionó tras explicar que el café que obtuvo el premio es de una de las variedades nuevas que se están sembrando en el país, conocida como H1 o centroamericano.

El café caturra es una de las variedades, del tipo arábigo, más querida por los caficultores nicaragüenses, pero según Castillo, es muy susceptible a la roya, por lo que se lamenta el caficultor.

“La variedad H1 es un híbrido. Lo más excepcional es que es una variedad consistente en cuanto a la calidad de la taza”, señaló Castillo.

En la finca Las Promesas de San Blas se produce alrededor de 600 quintales de café en la actualidad, de los cuales unos 500 quintales son de muy alta calidad, refirió su propietario.

El productor segoviano refirió que el mercado taiwanés y el asiático en general son muy interesantes para el café nicaragüense. Refirió que su café está tomando mucho prestigio en ese continente y como prueba indicó que en uno de las cafeterías de un prestigioso comprador japonés, Maruyama Coffee, se encuentra una foto de él, en aquel país.

“Esto es muy importante, porque puede traer beneficios no solo para uno, sino también para otros productores que tienen un buen café, pero que no se han dado a conocer. Aquí al lado de mi finca hay gente que tiene la misma calidad, o mejor todavía, pero no lo han descubierto”, expresó Castillo.

Un café con puntaje de 93

Para Edwin Ruiz, director ejecutivo de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), es una excelente noticia para Nicaragua que un café cultivado en el país haya ganado el primer lugar de la Competencia Internacional de Café Fengjen.

Por otra parte, Ruiz dio a conocer que un café de la finca Santa María, cultivado en Matagalpa, obtuvo una calificación de 93 puntos, que es un excelente puntaje en cuanto a la calidad, en una catación realizada por el comprador Pebble Coffee Co. Ltda.

Ese café fue uno de los ganadores de la Taza de la Excelencia 2017, en Nicaragua, y fue adquirido por ese comprador internacional a un precio de US$8.71 por libra (US$871 por quintal). Según Ruiz, se trata de un café catuaí amarillo.

El productor Víctor Manuel Robelo es el dueño de ese grano, cultivado en Matagalpa.

Nicaragua, según cifras recientes dadas a conocer por el Gobierno a los caficultores del país, tiene más de 200,000 manzanas cultivadas con café.

En 2016, el café fue el segundo producto de exportación del país.

En el ciclo productivo 2016-2017 Nicaragua exportó 2.98 millones de quintales del grano en oro, generando US$486.4 millones.