•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pequeños productores de los departamentos de Chinandega, León y la isla de Ometepe (Rivas), continúan vendiendo la cosecha de ajonjolí a Europa, con lo que logran anualmente premios por incursionar en el comercio justo.

María de los Ángeles Real, responsable de Desarrollo Cooperativo de Del Campo R.L., explicó que los socios de las siete cooperativas que conforman la agrupación siembran entre dos y hasta 10 manzanas del rubro ajonjolí, cuya producción se exporta al mercado europeo.

El comercio justo es un sistema basado en justicia social, protege a la naturaleza y calidad de la cosecha y representa una alternativa, pues se obtienen ingresos dignos y cuido de la madre tierra.

“Del Campo” logro entrar a Fairtrade desde 2004, organización que certifica las cosechas de ajonjolí, maní, aceite de ajonjolí y café.

Real indicó que el volumen de exportaciones fue en ese año, 291 toneladas métricas de granos básicos, pero hoy por hoy se envían 991 toneladas de ajonjolí, en lo que respecta a la zona de occidente.

El campesinado de las Comarcas San José del Obraje, Posoltega y Chichigalpa, jurisdicción de Chinandega, lograron cambios importantes con la influencia de esta oportunidad de comercializar sus productos.  Real dijo que fortalecieron el liderazgo institucional, mejoró la infraestructura de las cooperativas socias, sus viviendas, fomento del deporte, buenas prácticas agrícolas, mejoramiento de caminos, reforestación de las fincas y manejo del cultivo agroecológico del ajonjolí.

Premio de us$41,000 

José Valdivia informó que el área productiva de las pequeñas parcelas en los tres departamentos del país, alcanzan los 3,000 manzanas, que obtiene una producción  anual entre 35,000 y 40,000 quintales de ajonjolí, que buena parte se vende en el comercio justo.

“Este año el premio fue de 41,000 dólares. Los socios decidieron usar ese fondo para impulsar la agricultura con préstamos revolventes”, indicó el productor.

Juan Ramón Bravo Reyes, presidente de la Central “Del Campo”, indicó que la sequía afectó fuertemente, pero paralelamente hay otra afectación silenciosa que provoca la gran producción, pues en el aumento de sus extensiones de cultivo de caña de azúcar o maní, convencen al pequeño productor que alquile sus tierras y abandonan el cultivo de granos básicos.

El ajonjolí se siembra en pequeñas parcelas. Bravo, dijo que se exporta para el mercado inglés, donde lo utilizan en la panadería, para elaborar mantequilla de maní y para sacar aceite de ajonjolí para el consumo.