•   NuevanYork, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó ayer un 0.14% y cerró en US$54.30 el barril, tras conocerse un aumento mayor de lo esperado de las reservas semanales de crudo en Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre retrocedieron 8 centavos de dólar con respecto al cierre anterior.

El petróleo de referencia en el país perdió posiciones después de una jornada en la que se conoció que las reservas de crudo bajaron la semana pasada en 2.4 millones de barriles y se situaron en 454.9 millones, según el departamento de Energía.

La cifra es superior a las previsiones de un descenso de 1.3 millones de barriles que habían anticipado los analistas, pero las reservas se mantienen por encima del rango medio histórico para esta época del año.

Precios de la gasolina

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en noviembre, aún de referencia, bajaron 4 centavos hasta US$1.74  el galón, tras publicarse que sus inventarios bajaron en 4 millones de barriles la semana pasada, hasta los 212.8 millones de barriles.

Finalmente, a la espera de publicarse el estado de sus reservas, los contratos de gas natural para entrega en diciembre, los de más próximo vencimiento, terminaron sin cambios en US$2.89 por cada mil pies cúbicos. 

Brent a la baja

En Londres, el barril de petróleo Brent para entrega en diciembre cerró  ayer en el mercado de futuros de Londres en US$60.44, un 1.43% menos que al término de la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la sesión en el International Exchange Futures con un incremento de US$0.88 respecto a la última negociación, cuando acabó en US$61.32.

El precio del Brent cerró a la baja, tras seis jornadas consecutivas al alza, tras conocerse que las reservas de Estados Unidos cayeron la semana pasada en 2.4 millones de barriles hasta 454.9 millones.

A pesar de la caída, más pronunciada de lo que anticipaban los analistas, los inventarios estadounidenses se mantienen por encima de la media histórica para esta época del año.