•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Presidencia del Banco de Costa Rica (BCR) informó que sigue operando con normalidad, después que el viernes fue allanado por las autoridades y fue detenido su gerente, Mario Berrenechea, como parte de un complejo caso de aparente tráfico de influencias en tres poderes del Estado conocido como “El cementazo”.

El banco explicó que las funciones de las personas indagadas fueron asumidas por un equipo de trabajo que se activa en casos de imprevistos, coordinado por el director del área legal. La directiva de la entidad bancaria se comprometió a apoyar las investigaciones del Ministerio Público costarricense.

Berrenechea es uno de los primeros detenidos por el caso “El cementazo”, en el que supuestamente el empresario Juan Carlos Bolaños fue beneficiado con modificaciones de reglamentos y créditos bancarios en condiciones irregulares para la importación de cemento desde China.

El caso plantea aparentes relaciones cercanas entre Bolaños y diputados, exministros y funcionarios del gobierno del presidente costarricense Luis Guillermo Solís; el magistrado de la Sala III, Celso Gamboa, así como con altos dirigentes de diversos partidos políticos y funcionarios bancarios.

Bolaños recibió créditos por 50 millones de dólares de varios bancos estatales, pero el más polémico es uno de 30 millones de dólares otorgado por el Banco de Costa Rica en condiciones irregulares relacionadas a los desembolsos y al utilizar cemento como parte de la garantía.

También hay serios cuestionamientos sobre la cantidad de cemento importada y sus trámites de almacenamiento en aduanas.

Berrenechea fue arrestado en su casa en Santa Ana, provincia de San José (centro), que también fue allanada.

El pasado 13 de octubre, la Corte Suprema de Justicia suspendió por tres meses al fiscal general Jorge Chavarría, mientras se investiga su responsabilidad en la aparente desestimación irregular de una causa por supuesto tráfico de influencias entre Bolaños y los diputados Otto Guevara, del derechista Movimiento Libertario, y Víctor Morales, separado del oficialista Partido Acción Ciudadana.

También fue suspendido el magistrado de la Sala III Celso Gamboa, mientras se le investiga sus nexos con el empresario y un supuesto viaje que realizó con él a Panamá hace algunos meses.

El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, ha intentado dejar fuera de todo cuestionamiento relacionado al “cementazo” al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, según el medio CRHoy.com, que ha encabezado las investigaciones periodísticas sobre el caso.

Rodríguez “señaló al diputado Víctor Morales Zapata como la persona que le comunicó que el presidente Solís estaba interesado en conocer de las trabas que enfrentaba el desalmacenaje del cemento chino en puerto Caldera”, reporta CRHoy.com.

También el diario La Nación, de Costa Rica, informó que el viceministro de Hacienda pidió información sobre el asunto a un exfuncionario de Aduanas y le dio seguimiento al embarque hasta que se resolviera su entrada, e “insistió en que Morales Zapata le mintió al decirle que él actuaba en nombre del presidente Luis Guillermo Solís”.

En qué consiste

En noviembre de 2014, el empresario Juan Carlos Bolaños inscribió la empresa Sinocem en Costa Rica con el fin de importar cemento de origen chino, según la investigación de CRHoy.

Para eso, el Gobierno reformó las normas relacionadas con el cemento hidráulico para permitir la comercialización de ese material, ya que hasta entonces no se podía comercializar cemento con más de 45 días de fabricado, indican las investigaciones periodísticas.

La Cámara de Industrias y el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos se opusieron, porque “el cemento a los 45 días de almacenamiento perdería hasta un 10% de su resistencia”. Aun así, los cambios en la norma entraron en vigencia en marzo de 2015.

Sin embargo, en abril de 2015 una entidad conocida como Comisión de Emergencia prohibió usar cemento chino en el llamado dique de Nostarra, de Costa Rica. Ante la imposibilidad, el empresario Juan Carlos Bolaños, conocido en ese país como “el empresario del cemento chino”, movió sus influencias en la Presidencia de la República para poder usar el material.