•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Casi siempre se insiste en el tema de llevar al día el mantenimiento de todas las piezas de la moto, para poder sacarle el máximo partido, además de que esta acción va a aumentar su vida útil, pero también hay que reconocer que así como se debe cuidar por dentro, también la imagen exterior cuenta mucho, ya que eso habla de que el propietario es delicado con sus cosas y que le gusta mantener su vehículo reluciente.

De hecho, la limpieza es una parte fundamental del cuidado de una moto, ya que de ella depende también que las piezas no se estropeen, según cita un artículo al respecto publicado en el sitio web Seguro por Semanas. Sobre cada cuánto se debe realizar la limpieza externa de la moto, ese es un aspecto que va a depender del uso que le dé el dueño, tomando en cuenta el medio en donde circula generalmente. Antes de empezar con la limpieza, es fundamental asegurarse de haber cubierto las partes de la moto que no conviene que se mojen, como lo son el escape o los componentes eléctricos más visibles.

A continuación vamos a contarte cómo realizar la limpieza de tu moto paso a paso, para que no perdás de vista ningún detalle, sobre todo si no sabías por dónde empezar con esta tarea.

Productos de limpieza necesarios

Para realizar correctamente la limpieza de tu moto, vas a necesitar un balde con agua, esponja, producto desengrasante, cera, aceite para la cadena, paño de microfibra o algodón, cepillo, manguera a presión y, en definitiva, todos los productos de limpieza que creás necesarios.

El uso de la manguera

Antes de ponerte a frotar y jabonar el resto de la moto, deberás humedecer toda la moto con agua, preferiblemente con una manguera, sobre todo para quitar la suciedad más superficial.

¿Por dónde empezar?

Se debe iniciar por las zonas con mayor suciedad, ayudándose de un cepillo con desengrasante; estas áreas pueden ser las llantas y el basculante. Esta acción ayudará a que se ablande la suciedad y que luego sea más fácil la limpieza general de la moto.

3 pasos para un lavado completo

1 Enjabonar la moto 

Realizá una mezcla de agua con jabón y utilizá la esponja para enjabonar bien toda la moto, sin dejar un solo espacio. Deberás incidir especialmente en zonas como las luces o la cúpula, en las que seguramente haya mosquitos pegados, que se resistan a irse. Una vez que tengás la moto bien jabonada, procedé a enjuagarla utilizando la manguera y vas a ver cómo empieza a relucir.

2 secado y brillo

Antes de ir al siguiente paso, secá la moto con una toalla de microfibra y papel de cocina para evitar que queden marcas de agua o restos de jabón que impidan que podás usarla a modo de espejo. Cuando la moto esté completamente seca, es hora de hacer que quede aún más reluciente, aplicando un producto abrillantador con un paño de microfibra o algodón.

3 Engrasar la cadena

Antes de volver a utilizar tu moto, es importante que no te olvidés de engrasar la cadena y otros elementos que necesitan ser lubricados, como las bieletas de suspensión. Aunque no hayás incidido en su lavado, el agua y otros productos habrán eliminado gran parte de la grasa, por lo que tendrás que aplicar de nuevo grasa y lubricante en espray.