•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos vivió ayer otro “ciberlunes”, fecha en que las tiendas “online” aprovechan los últimos coletazos de fiebre consumista en torno al día de Acción de Gracias y que en esta edición se estima batirán récords de ventas, por encima de US$6,600 millones.

Según Adobe Digital Insights, que analiza las transacciones por Internet de los 100 minoristas web más grandes de EE. UU., el pasado “Black Friday” las ventas en línea se incrementaron un 16.9% respecto a 2016 y alcanzaron un montante nunca visto antes, de US$5,030 millones.

Precisamente ese mismo incremento, de 16.9%, se había logrado el lunes ya a las 10:00 hora local, cuando los compradores llevaban gastados US$840 millones en la nueva tanda de ofertas centrada en el comercio digital, que cada año desplaza un poco más al tradicional. 

Adobe estima que al final de la jornada las ventas superarán los US$6,600 millones, más de un 16% respecto a 2016, con lo que el “ciberlunes” de 2017 lograría un hito: convertirse en el día de mayores ventas de la historia de Estados Unidos. 

El gigante del comercio electrónico, Amazon, cuyos tentáculos llegan a sectores tan dispares como la comida fresca, la moda o la electrónica, es uno de los mayores beneficiados del largo “fin de semana” marcado por el jueves de Acción de Gracias, el “viernes negro”, el “sábado del pequeño negocio” y el “ciberlunes”.

Las acciones de Amazon, que cotizan a casi US$1,200, han experimentado subidas a lo largo de estos días, algo que contrasta con los decrecientes números de compradores que acuden en persona a grandes superficies como Macy’s, especializada en moda, o Wal-Mart, que también vende artículos del hogar o electrónicos.

Lejos quedan esas imágenes impactantes de hace unos años en las que hordas de compradores esperaban ansiosas a las puertas de las tiendas para “pelearse” por los productos rebajados.

“Creo que ese mundo se ha ido”, dijo a The Wall Street Journal el consejero delegado de Wal-Mart, Greg Foran, refiriéndose al “caos” del “viernes negro” que se podía experimentar hace unos diez años.

Algunas de las cadenas minoristas “de siempre” se resistieron a sucumbir totalmente al comercio electrónico estos días y plantaron cara a los bajos precios de Amazon repartiendo sus descuentos entre la tienda física y el catálogo “online”. 

Como consecuencia, la avalancha de personas y pedidos salpicó los perfiles en las redes sociales de Wal-Mart, Target o Macy’s con quejas de compradores que habían decidido ir a sus establecimientos y veían productos tan deseados como el iPhone agotados o afrontaban problemas a la hora de ir a la caja registradora.

Mientras que el viernes había más posibilidades de descubrir “gangas” en artículos de electrónica, como tabletas o televisiones, para este lunes, que gravita en torno a pantallas y clics, Adobe indicó que los mejores descuentos se encontrarán en los juguetes. 

En previsión de esto y en un intento de hacer frente a Amazon, Wal-Mart ha añadido millones de productos a su página web en el último año y de cara esta edición de la fiesta del consumo, dispone de los juguetes más comprados en su catálogo, según el diario neoyorquino.

Entre las firmas que mejor “ciberlunes” estaban teniendo en bolsa ayer se contaban varias de moda, como American Eagle Outfitters, Dillard’s o Gap, que subía hasta un 10%.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus