•  |
  •  |
  • END

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, solicitó al gobierno de Nicaragua regresar a la mesa de negociaciones que busca lograr un acuerdo de asociación con Europa, en tanto que pidió a la Unión Europea ser más flexible en las negociaciones, tomando en cuenta los intereses de todas las naciones, incluyendo el tema del fondo para reducción de las asimetrías entre ambas regiones.

El planteamiento lo realizó el Cosep a lo largo de una conferencia de prensa este lunes, en la cual el organismo gremial, a nombre de las cámaras que lo integran, se mostró partidario de que las negociaciones sigan en forma continua, pero sin prisas, para que los resultados de las negociaciones sean de calidad.

Al respecto, José Adán Aguerri, Presidente del Cosep, dijo que todos los sectores empresariales centroamericanos, e incluso, los europeos, abogan por la continuidad de las negociaciones, las que fueron interrumpidas el miércoles pasado en el contexto del séptimo encuentro que se estaba realizando en Tegucigalpa, Honduras.

“Es necesario que continúe el proceso, no debe haber moratoria, pero tampoco se debe correr, las negociaciones deben ser sin pausa, pero con prisa, aunque se extiendan los plazos”, expresó el dirigente gremial, quien llamó al gobierno de Nicaragua a asistir a la reunión que se llevará a cabo los días 23 y 24 de abril en Bruselas, Bélgica.

Aguerri señaló que Nicaragua debe estar dentro de la negociación y agregó que existe consenso centroamericano, alrededor de que el tema que más le preocupa a la delegación nicaragüense, el de la creación de fondo para reducción de las asimetrías se debe analizar, pero no hay acuerdo alrededor de la cifra de euros que debe tener.

Recordó el dirigente empresarial que se ha hablado de dos cifras para integrar el fondo. La primera de ellas es de aproximadamente 40 mil millones de euros y la segunda de alrededor de 60 mil millones, de los cuales, el 10 por ciento sería puesto por América Central.

Fondo de compensación de asimetrías

Todo el fondo estaría formado por un crédito europeo, en uno de los casos de 60 mil millones de euros, con un período de gracia de 10 años y pagaderos a unos 40 años para invertir en las economías de la región y bajar las enormes diferencias de desarrollo que existen entre las naciones europeas y las de América Central.

El presidente del Cosep, dijo que a los empresarios nicaragüenses, les urge que Nicaragua continúe en las negociaciones, por cuanto alrededor del 25 por ciento de las exportaciones del país van hacia Europa, entre ellos etanol y azúcar y “no podemos poner en riesgo las inversiones realizadas y ese comercio”.

Recordó el líder empresarial que el mandato que tienen los delegados europeos es de negociar de región a región, no con países en particular, en este caso con el CA-5, pero que otras delegaciones centroamericanas, como la de Costa Rica, están pujando porque las negociaciones sigan, con o sin Nicaragua, por lo tanto llamó al gobierno nicaragüense a no quedarse afuera, porque Europa podría decidir que se negocie con un CA-4, o sea sólo con cuatro países del istmo.

Insistiendo sobre el fondo de reducción de asimetrías, dijo que debe servir para elevar la competitividad de la región, por ejemplo creando más infraestructuras que faciliten la sacada de cosechas y mercancías por medio de carreteras o puertos, entre otras, pero además debe ayudar a bajar las desigualdades, con respecto a Europa e internamente en América Central.

Intereses de todas
las naciones
Recordó que los dos principales órganos del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), solicitaron la continuidad de las negociaciones interrumpidas en la séptima ronda de Tegucigalpa, pero también demandaron que los intereses de todas las naciones sean escuchados, incluyendo el tema del fondo, que ha sido preocupación central del gobierno de Nicaragua y el cual, de acuerdo con los empresarios, debe ser motivo de análisis y discusión para que en consenso, sea incluido en el acuerdo.

Por su parte, Mario Amador, Presidente de la Cámara de Industrias, llamó al gobierno a no ausentarse de las negociaciones, para que defienda los intereses de Nicaragua, como el caso de las exportaciones de etanol y azúcar. Sobre las exportaciones de azúcar, América Central está demandando de Europa lograr colocar en ese continente 1.2 millones de toneladas métricas anuales.

Entretanto Henry Thompson, dijo que el gobierno debe seguir negociando para lograr que entre libre de accesos a Europa, mucho más allá de lo que ese continente da actualmente en el llamado sistema generalizado de preferencias, así como que se logre que el producto de la mediana y pequeña empresa centroamericana pueda tener acceso a ese mercado.

Recordó que el 87 por ciento de las empresas centroamericanas son pequeñas y medianas, que el 90 por ciento del empleo de la región es generado por este sector. “Es necesario continuar las negociaciones y si es necesario llegar hasta diciembre próximo, se llegue, pero con resultados de calidad.