•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Reino Unido pagará entre 40,000 y 45,000 millones de euros (entre 35,000 y 39,000 millones de libras) para salir de la Unión Europea, confirmó este viernes a la AFP un portavoz el gobierno británico.

"Confirmo esas cifras", dijo el vocero, el día en que se anunció que Londres y Bruselas llegaron a un acuerdo sobre los términos del divorcio, que incluye el monto de la factura, además del futuro de la frontera en la isla de Irlanda y el de los europeos en el Reino Unido.

El montante a pagar ha sido la cuestión más polémica en el Reino Unido de todas las relacionadas con el Brexit.

Pagar por salir equivalía a una humillación para los anti-UE, teniendo en cuenta que uno de sus principales argumentos era que el Reino Unido ya ha pagado históricamente demasiado por pertenecer al bloque.

Así, hace unos meses, el titular de Relaciones Exteriores Boris Johnson -el rostro principal de la campaña a favor del Brexit- mandó a la UE "a tomar viento fresco" por la factura de divorcio que presentó a Londres.

El gobierno británico aceptó ahora pagar esa cifra en concepto de compromisos presupuestarios ya adquiridos o pensiones de los funcionarios europeos, entre otros, para poder pasar a negociar ya un acuerdo comercial con la UE, su principal mercado.

Un reto difícil

Tras pactar los términos de su divorcio, europeos y británicos se enfrentan a una inmensa página en blanco en la que deberán empezar a construir su futura relación, el "reto más difícil", en palabras del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

"El reto más difícil está aún por delante. Todos sabemos que separarse es difícil, pero separarse y construir una nueva relación es mucho más difícil", apuntó Tusk. A continuación, los principales puntos de esta futura cooperación.

Primero transición, luego relación

Los mandatarios europeos, sin su par británica Theresa May, deben dar su visto bueno al acuerdo sobre el divorcio anunciado este viernes durante la cumbre europea de la próxima semana, lo que abriría la vía a una segunda fase de negociación.

Estas nuevas discusiones incluirían un período de transición de dos años a partir de la salida efectiva de Reino Unido el 29 de marzo de 2019, tal y como planteó May, y podrían comenzar a principios del próximo año, según el negociador jefe europeo, Michel Barnier.

Las negociaciones sobre el futuro marco diplomático, que podría incluir un acuerdo de libre comercio, comenzaría "un poco más tarde", agregó Barnier.