•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los últimos 16 años, el peso del sector agropecuario en las exportaciones de bienes totales de Nicaragua ha pasado de un 88% a 49%, indica el informe Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“Desde 2000 también se observan algunos casos en que el peso del sector agropecuario en las exportaciones de bienes ha experimentado fuertes caídas, en particular en Nicaragua (del 88% al 49%), Honduras (del 83% al 59%) y Guatemala (del 62% al 48%). En estos tres países, dicha caída se debió en gran medida a la irrupción de la industria maquiladora (principalmente de confecciones y autopartes) que, orientada al mercado de los Estados Unidos, se vio favorecida por la entrada en vigor en 2006 del Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y los Estados Unidos (Cafta-DR)”, afirma el informe.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), explicó que la caída del peso de las exportaciones agropecuarias en porcentaje (con respecto al total de las exportaciones del país) se explica no por una caída de los volúmenes exportados de productos agropecuarios, sino por un alto incremento que han tenido otros bienes de exportación. “Particularmente, el continuo aumento que ha tenido todo el tema de zona franca”, agregó.

“Antes del 2000 nosotros exportábamos menos de US$1,000 millones y ahorita ya andamos en alrededor de los US$4,800 millones. Entonces, ha habido un crecimiento bastante grande del pastel. Y un factor que ha influido bastante es el de manufactura. En zona franca los textiles han tenido un incremento bastante fuerte, (ha habido) un crecimiento bien acelerado de lo que son arneses automotrices. Creo que ahora los arneses solos podrían representar casi un 15% de las exportaciones totales. Eso en el año 2000 era muy incipiente. Entonces, básicamente, una mayor diversificación de productos hacia manufactura es lo que explica esa caída (del peso del sector agropecuario en las exportaciones)”, aseveró el director ejecutivo de Funides.

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), en el 2016 las exportaciones de zona franca totalizaron US$2,612.8 millones. Dentro de este sector, las ventas al exterior de textiles contribuyeron con US$1,479.5 millones y las de arneses, US$662.9 millones. Además, los productos de tabaco y pesqueros, dentro del régimen de zona franca, aportaron US$171.4 millones y US$93.8 millones más, respectivamente.

Por el otro lado, las exportaciones de mercancías (sin incluir zona franca) generaron US$2,226.4 millones, de acuerdo con el BCN. Aquí, según Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), el 80% de los productos no tienen valor agregado.

Para Jacoby, la irrupción y desarrollo del régimen de zonas francas en el país ha sido positivo para el crecimiento de las exportaciones. “Por supuesto (que ha sido positivo). Imaginate que en los últimos años las exportaciones han pasado a cerca de US$5,000 millones. Hace 20 años estábamos en US$500 millones. Ha sido muy positivo, por supuesto, y la tendencia sigue hacia la alza”, manifestó Jacoby.

Chamorro aseveró que “es normal en el crecimiento natural de los países (no solo en el tema de las exportaciones, sino también en la economía total) que el sector agropecuario vaya perdiendo su peso porcentual”.

Estados Unidos, dijo, es el mejor ejemplo. “Hace 150 años (el sector agropecuario de ese país) representaba un porcentaje mucho mayor a lo que representa hoy. Actualmente representa una fracción muy pequeña en la producción total. Conforme los países se van desarrollando y nuevos sectores van entrando a la producción, ese sector de alimentos, agropecuario, va perdiendo ponderación en relación al porcentaje total de la economía. Sigue creciendo, pero igual van creciendo otros sectores”, indicó.

El economista y catedrático universitario Óscar Neira señaló que el sector de zona franca no solo ha ayudado a incrementar las exportaciones, sino también el empleo formal. En 2016, eran más de 112,000 las personas empleadas en ese sector.

Mayor valor agregado

Para Juan Sebastián Chamorro, un debate aparte es el que ha señalado en diferentes ocasiones Funides sobre darle mayor valor agregado a los productos para exportación. “Pueden ser basados también en alimentos o productos agropecuarios, pero con mayor valor agregado”, indicó.

Al respecto, Guillermo Jacoby, de APEN, refirió que es urgente brindarles mayor valor agregado a las materias primas que exporta el país, para generar mayores riquezas. “Por ejemplo, si yo exporto cacao, nada más va el cacao y la mano de obra del campo, pero si exporto chocolate, ahí va mano de obra de las actividades de empacado, cocinado, fermentado, entre otras”, explicó.

Neira dijo que Nicaragua ha dado pequeños saltos en la agroindustrialización. “Pero son procesamientos en las etapas iniciales, por decirlo así. Estamos todavía un poquito largo de exportar puré de tomate, jugos envasados, otros productos lácteos procesados”, explicó.

Chamorro manifestó que el país debe aprovechar sus capacidades, los acuerdos comerciales que ha firmado y la cercanía de los mercados potenciales para agregar mayor valor agregado a los productos, ampliar la variedad de productos de exportación del país.

“Hemos tenido una excelente evolución de nuestras exportaciones. Sí se va en la dirección correcta de diversificarse un poco más. Sin embargo, creemos que el peso que tienen los productos básicos continúa siendo demasiado fuerte. Lo ideal debería ser una canasta más amplia, de mayor número de productos. Tenemos las capacidades, los acuerdos comerciales, la cercanía de los mercados potenciales. Y por eso Funides reitera esa idea de crecer al 8% a través de la transformación productiva y la transformación estructural”, señaló el director ejecutivo de Funides.

Según el BCN, la participación de las exportaciones en el PIB pasó de 17.8% en el período 1994-2001 a 40.9% durante el 2012-2016, “siendo las exportaciones de zona franca, mineras y manufactureras las que han ganado mayor participación”.