•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 Gracias al estudio denominado “La incidencia de la responsabilidad social de las mipymes en el desarrollo de habilidades técnicas de los miembros de la comunidad”,  elaborado por Mónica Ferrey,  de Thriive Nicaragua, se pudo conocer información sobre el impacto positivo de un programa al que tienen acceso las pequeñas empresas que les permite practicar Responsabilidad Social Empresarial en los territorios donde operan.

La investigación consiste en un estudio de caso de la organización Thriive Nicaragua y su programa de financiamiento a micro, pequeñas y medianas empresas que mediante un sistema de “repago” logra que estas realicen actividades de Responsabilidad Social en las localidades donde están ubicadas.

La organización brinda financiamiento a micro, pequeñas y medianas empresas, mipymes registradas debidamente ante la Dirección General de Ingresos (DGI)  y que tengan al menos un año de operaciones. El monto del financiamiento  oscila entre los US$2,000 y US$10,000. El 10% se paga durante el primer año y el restante se paga mediante donaciones y/o capacitaciones a los miembros de la comunidad, a las que se les denomina repagos.

Tipos

Los emprendedores pueden brindar dos clases de capacitaciones:  job training,  que pretende enseñar un oficio completamente nuevo, para que al finalizar el entrenamiento los beneficiarios obtengan una fuente adicional de ingresos.

Por su parte las capacitaciones added-income contienen conocimientos nuevos, pero relacionados al oficio que se encuentra desempeñando el beneficiario.

La preferencia de la organización son capacitaciones cortas que les permita a las personas obtener los conocimientos básicos para adquirir un empleo en el futuro.

El 86% de los beneficiarios encuestados por Thriive para el estudio afirmó que desarrolló  habilidades técnicas a partir de las capacitaciones. “44 (de 51 encuestados)  afirmaron haber desarrollado habilidades y solo un 7%  expresaron que no porque ya tenían dominio del tema”.

El 93% de los beneficiarios que desarrolló habilidades y está trabajando las aplica en su trabajo actual según lo expuesto en el estudio.

“Entre quienes desarrollaron habilidades y están trabajando (43 de 44 beneficiarios), la mayoría aplica las habilidades desarrolladas en la capacitación en su trabajo actual (40 de 43)”, reza el informe.

En relación con los ingresos obtenidos por las personas posterior a las capacitaciones, la investigación destaca que el 76.7%  logró incrementar sus ingresos por trabajo principal, los aumentos sobrepasan el 100%, es decir se duplican. 

 “33 de 43 expresaron que lograron aumentar sus ingresos por trabajo principal después de la capacitación. El margen de incremento de ingresos, estimado a partir de lo indicado, por los encuestados fue de más de 100%.

Según los grupos etarios,  las personas entre 25 y 39 años desarrollaron más habilidades a partir de las capacitaciones y, según la escolaridad, fueron las personas con  educación secundaria.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) en Nicaragua tienen una cultura de Responsabilidad Social reducida y gracias a programas de capacitaciones como este (sistema de repago)  contribuyen a la formación de personal que más adelante tendrán menos dificultades para insertarse en el mercado.

“Las mipymes no tienen una cultura de responsabilidad social, pero cuando la tienen se concentran mucho en donaciones filantrópicas y regalan otras cosas distintas al giro de la empresa. El estudio sugiere que se deberían centrar en iniciativas de responsabilidad social de manera más estratégica, es decir capacitando a sus futuros trabajadores. Si la empresa crece, va a necesitar mano de obra. Las empresas  tienen dificultades para encontrar mano de obra calificada, si las empresas capacitan a la gente,  en un futuro las van a poder emplear y  podrán reducir el problema de búsqueda”.

 El principal aporte del estudio, según Ferrer, es  “demostrar la relevancia de establecer sistemas de monitoreo y evaluación para conocer las estrategias de capacitación más relevantes, así como el impacto del programa en las áreas de intervención”.