•   Panamá.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los empresarios y ejecutivos panameños admitieron que se dé un aumento al salario mínimo, por parte del Ejecutivo, pero con “mesura”, pensando en evitar más destrucción de empleo con una “medida populista”, según expresaron ayer en sendos comunicados.        

Luego de fracasar en ponerse de acuerdo durante dos meses de reuniones empresarios y sindicatos, le corresponde al Ejecutivo, por disposición constitucional, aprobar un nuevo salario mínimo que entrará en vigor el próximo 1 de enero y por dos años. 

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá advirtió que el crecimiento de la economía en 2017, de 5.2%, “no comprende por igual” a todos los sectores, sino que descansa en el área de servicios, que no es de creación intensiva de empleo y está de cara al mercado internacional.        

“Mientras en otros relacionados con el mercado interno, como el comercio, la actividad industrial, la construcción y el agropecuario es menor (el crecimiento), lo cual se constata en los niveles de empleo”, argumentó. 

Refirió que, “de corresponderle la adopción de la medida, el Ejecutivo debe atender las razones justas de las partes”.        

“Y ha de hacerlo sobre la base de proteger las plazas laborales actuales -sobre todo en las empresas más pequeñas - a la vez que promover y hacer posible la generación de mucho empleo para apalancar, de manera real y efectiva, la competitividad que demanda nuestro desarrollo”, clamó. 

La Cámara: “advierte sobre el riesgo de proceder en sentido contrario favoreciendo medidas de carácter populista, generadoras de un fácil aplauso transitorio, pero de graves y severas consecuencias por tiempo duradero”.