•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La agencia estadounidense Moody's publicó hoy un informe en el que proyectó un crecimiento de la economía argentina de 3,5 % en 2018, un año en el que creen que también se reducirá la inflación hasta el 15 % y se comenzará a reducir el déficit fiscal.

En un texto destinado a resolver posibles dudas de inversores, la agencia de calificación dijo que el PIB argentino, tras ceder 2,3 % el año pasado y aumentar 3 % en 2017, acelerará el crecimiento el próximo año hasta 3,5 %.

"Esperamos que la recuperación económica de Argentina continúe en 2018 y 2019", señaló Moody's, que también vaticinó que el año que viene caerá la inflación, "pero gradualmente", hasta alrededor del 15 %.

Otra de las variables que consideró la calificadora estadounidense es el déficit fiscal, que, pese a que se mantiene "alto", sitúa en retroceso por primera vez desde que Macri llegó al Gobierno a finales de 2015, en el 5,5 % en 2018 y por debajo del 5 % en 2019, por los "menores objetivos de gasto".

En 2016 se registró un déficit de 5,9 % y este año de 6 %, lo que la agencia achacó a que en sus dos primeros años Macri "eligió centrarse en la estabilidad macroeconómica en lugar de abordar el creciente déficit fiscal".

El informe de la compañía estadounidense planteó asimismo la "ambiciosa" agenda de reformas del Gobierno, entre las que destacó la tributaria, que reducirá la recaudación para intentar potenciar las inversiones y el crecimiento; y la de pensiones, que busca recortar el déficit con menores desembolsos en prestaciones.

La tercera reforma a la que se refirió el texto es la laboral, que a través de "menores costes" para los empresarios busca una "mayor competitividad" del país austral.

Aunque Moody's subió la calificación de Argentina hace menos de un mes hasta B2 (aún dentro del considerado como "bono basura") basándose en la "mejora" de la economía y "las políticas" de la nación, indicó que en esta nota sigue pesando su historial de "instituciones débiles y crecientes desequilibrios externos".

Para una nueva mejora de la calificación de su deuda, la agencia exigió a Argentina reducciones del déficit fiscal y de la inflación "consistentes y creíbles", así como una "continuación y profundización de la actual postura política".