Secciones
Multimedia

Crisis en Honduras afecta exportaciones e importaciones nicas

Foto por: AFP / END

Una de las protestas realizada ayer contra los resultados electorales en la ciudad el progreso, del vecino país del norte.

Comercio. San Pedro Sula, la ciudad de mayor crecimiento industrial y comercial, está aislada porque manifestantes le han cerrado las entradas y salidas que la comunican con el resto del país. La ATN calcula que 350 furgones nicas se encuentran retenidos en territorio hondureño.

El presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua (ATN) Marvin Altamirano, estimó que las manifestaciones en Honduras por la crisis poselectoral ha provocado que 350 camiones  nicaragüenses se encuentren varados en ese país.

“Los camiones tardan dos o tres días para llegar de Puerto Cortés a la frontera (con Nicaragua), o viceversa. Nosotros sugerimos que en estos momentos no se puede enviar mercancía, porque se corre el riesgo de que no llegue”, instó. 

También precisó que alrededor de 5,000 contenedores, con exportaciones e importaciones nicas se encuentran retenidos en Puerto Cortés, desde que empezó la crisis hondureño por lo que Nicaragua dejó de mover US$50 millones en diciembre.

“Hay algunas mercancías que eran para esta época de Navidad. La mercancía aún está retenida, pero con US$50 millones que no se han movido, que no han ingresado ni a nosotros las empresas, y la mercancía supera US$100 millones”, precisó.

Te interesa: Así mejora el comercio en Nicaragua tras Juegos Centroamericanos

La Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) envió ayer a sus agremiados una circular en la que recomienda estar informados y tomar las medidas “pertinentes”  al momento de enviar sus mercancías al Puerto Cortés en Honduras. 

También sugirió que verifiquen con los transportistas que movilizan  las mercancías la situación de las tutas por la que se atravesará. “APEN mantendrá comunicación con sus homólogos y representantes del sector privado de Honduras y estará informando de lo acontecido”, dijo. 

Según reporte de medios de comunicación, Honduras se encamina a una paralización económica debido a las manifestaciones de personas que no reconocen los resultados de las recientes elecciones y en las que resultó ganador Juan Orlando Hernández. 

Paralización económica

La segunda ciudad más importante, San Pedro Sula, la de mayor crecimiento industrial y comercial, de hecho está aislada porque los enardecidos manifestantes le han cerrado las entradas y salidas que la comunican con el resto del país.       

San Pedro Sula es paso obligado para los contenedores que van hacia Puerto Cortés, en el Caribe, y que salen de esa terminal hacia diferentes destinos. 

Además en Puerto Cortés, el más importante del país, está la principal planta de abastecimiento de combustibles para las regiones noroccidental y central, que podrían irse paralizando gradualmente por el desabastecimiento de derivados del petróleo.        

Algo similar podría ocurrir con la planta de combustibles en el sur del país, por las manifestaciones en esa región.     

  

El aislamiento de San Pedro Sula también paraliza parcialmente la actividad del Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales con la suspensión de vuelos, lo que ha afectado a cientos de pasajeros.        

La empresa Avianca anunció que ayer y hoy “suspende sus vuelos desde y hacia el Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales, debido a las dificultades operacionales y de seguridad que afectan a la ciudad de San Pedro Sula”.        

“Las operaciones de la aerolínea desde y hacia Tegucigalpa (centro) y Roatán (Caribe) se mantienen, siempre y cuando las condiciones de seguridad lo permitan”, indicó la línea aérea.  

La Asociación de Distribuidores de Derivados del Petróleo también ha expresado su preocupación porque debido a las tomas de las principales carreteras se está paralizando la distribución de combustibles, aunque haya suficiente en las terminales.        

Los productores del país claman por una pronta solución a la crisis, que se ha agudizado con la declaración de resultados de unas reñidas elecciones, de las que la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que lidera Salvador Nasralla, dijo con anticipación que no los aceptaría porque el TSE ha hecho “fraude”.

En el caso de los productores de leche, uno de sus directivos dijo que la mayor cantidad de ese alimento que sale de varias regiones del norte y occidente del país se procesa en plantas de San Pedro Sula, pero que por la crisis la actividad está paralizada.        

La situación que atraviesa el país también está afectando en los mercados populares y otros negocios con un aumento de precios en varios productos básicos en la dieta de los hondureños.        

Las manifestaciones, muchas con vandalismo, que ha incluido el saqueo, incendio de decenas de comercios, varios vehículos, edificios públicos y privados, entre otros daños, tiene al país en una situación muy difícil, sin que se avizore una pronta solución.        

Hernández, reelegido bajo la bandera del gobernante Partido Nacional, dijo ayer en cadena de radio y televisión que los resultados de las elecciones generales “no deben ser usados para proclamar división”.        

“Los resultados electorales tampoco deben ser utilizados para instigar odio ni destrucción. Los recientes resultados electorales nos deben mover a todos los hondureños a una profunda reflexión, debemos usarlos para que cada uno de nosotros haga un examen de conciencia y su propio acto de contrición”, subrayó.        

Nasralla, quien el domingo viajó a Washington para denunciar el presunto “fraude” ante la Organización de Estados Americanos (OEA), acusa a Hernández de haberle “robado las elecciones” a través del TSE y ha reiterado que las protestas “pacíficas” continuarán hasta que el gobernante salga del poder.