•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Ovidio Reyes, estimó que para el próximo año el producto interno bruto (PIB) crecerá entre 4.5% y 5%, mientras destacó que en 2017 la economía alcance entre 4.7% y 5.2%, impulsado principalmente por las exportaciones.

“El año 2017 ha sido un año positivo para la economía nicaragüense. La actividad económica nacional continuó creciendo de manera robusta, similar a lo ocurrido durante los últimos 7 años, durante el cual, la tasa de crecimiento del PIB ha promediado 5.2%”, precisó Reyes.

El funcionario informó que en 2017, las exportaciones de mercancías han crecido en 13.3%, y las actividades agroindustriales vinculadas con el sector exportador fueron las “más dinámicas, estimuladas por condiciones climáticas favorables y una economía mundial en recuperación”.

En tanto para 2018, el Banco Central de Nicaragua prevé que continúe el dinamismo económico observado en 2017. Según Reyes, hay mucha probabilidad de que las exportaciones sigan impulsando el crecimiento de la economía.

“Se espera una mayor recuperación de la demanda interna de consumo e inversión,  impulsadas por los ingresos de exportación y el inicio de importantes proyectos de infraestructura en el sector público”, agregó el presidente del BCN.

El informe de  Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017, presentado la semana pasada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), indica que el crecimiento de Nicaragua para 2018 será alentado “sobre todo por el impulso exportador del sector agropecuario y de la industria alimenticia, y la inercia en el crecimiento de la construcción”.

“Esto compensará la desaceleración del consumo, en mayor medida del Gobierno (considerando que en 2018, a diferencia de los dos años anteriores, no habrá erogaciones por concepto de organización de elecciones), pero también del consumo privado”, apunta el informe acerca de Nicaragua.

Riesgos

Ante el retorno de la economía internacional a condiciones normales, que producirá la recuperación económica, y que los mayores precios externos también se trasladen a lo interno, se proyecta una inflación que se ubicará en un rango de entre 5.5% y 6.5%, “por lo que se encuentra en correspondencia con las tasas de inflación prevalecientes históricamente”, explicó Reyes.

Sobre este tema, la Cepal contempla que “en 2018 la inflación siga su tendencia de crecimiento, como consecuencia del incremento en los precios de los bienes transables, considerando, asimismo, un ligero aumento en el precio del petróleo”.

El presidente del BCN también dijo que  en 2018 el déficit del sector público no financiero se ubicará en 3% del PIB, superior al estimado para 2017 que será del 2.4%, pero para favorecer una mayor inversión pública. “El contexto internacional se mantendrá favorable para la economía nicaragüense”, enfatizó.

Uno de los riesgos macroeconómicos que ve el BCN se vincula con la estabilidad y variaciones de los precios de los bienes primarios de exportación, los que no se han logrado recuperar en los mercados internacionales. 

“Otro riesgo es un cambio en las políticas comerciales, como las negociaciones del Nafta (entre Canadá EE. UU.  y México), que pudieran incidir sobre las exportaciones de Nicaragua. Otro riesgo se relaciona con el alza de las tasas de interés internacionales que finalizarían afectando las tasas de interés nacionales”, expresó Reyes.

En cuanto a los riesgos internos que enfrenta la economía de Nicaragua, el presidente del BCN menciona los fenómenos meteorológicos extremos  los cuales podría afectar los cultivos. 

También mencionó que en el ámbito fiscal, se tiene el reto de asegurar el financiamiento del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social  y continuar con la consolidación fiscal, calculada en el equivalente a 1.6% del Producto Interno Bruto. 

Sistema financiero 

Reyes también indicó que los indicadores del sistema financiero en 2017 se mantienen positivos y se ha fortalecido el marco regulatorio. “La rentabilidad, solvencia y capital se encuentran en niveles adecuados mientras que los indicadores de riesgo continuaron por debajo de la región centroamericana”.

Además proyecta que el crédito finalice creciendo a una tasa del 16% mientras que los depósitos estarían creciendo alrededor del 10%. “Adicionalmente, no se observa ningún incremento interno en las tasas de interés del sistema financiero, aun cuando se está observando un aumento en las tasas de interés internacionales”, aclaró. 

El incremento en las exportaciones y el ritmo moderado de las importaciones han provocado que el déficit externo se reducirá del equivalente del 8% del PIB en 2016 a 5.2% del PIB en 2017. 

“En esta mejora de la posición externa ha sido también determinante los mayores ingresos por remesas y por turismo, los que han crecido en 10.6% y 30.3%, respectivamente. El menor déficit con el exterior en conjunción con una deuda externa estable garantiza una mayor sostenibilidad”, destacó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus