•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente brasileño, Michel Temer, inauguró ayer una zona industrial en un puerto del litoral del estado de Río de Janeiro, en la cual se ofrecerán facilidades fiscales a empresas que decidan volcarse a la actividad exportadora.

“Este será el puerto de la prosperidad”, vaticinó el mandatario sobre esas instalaciones inauguradas en el municipio de Sao Joao de Barra, donde desde hace poco más de un año opera el puerto de Açu. 

Temer destacó que esas instalaciones tendrán un positivo impacto en la economía regional y también en la nacional, pues propiciarán una nueva puerta de salida para las exportaciones del país, que este año han repuntado y contribuido a superar la aguda crisis en que se había sumergido el país.        

De acuerdo a datos oficiales, entre enero y noviembre pasados, el país obtuvo un superávit en su balanza comercial de US$62,008 millones, el mayor saldo histórico para ese período.     El superávit en los once primeros meses de 2017 fue un 43.3% superior al del mismo período de 2016 y, según el Ministerio de Industria y Comercio Exterior, cerrará este año en una cifra récord.

La zona industrial es vecina al puerto de Açu, que tiene un área unos dos kilómetros cuadrados destinada al acopio de productos para la exportación, y será conectada a partir del año próximo a través de redes ferroviarias con los puertos de Río de Janeiro y Vitoria. 

El puerto de Açu se encuentra a 321 kilómetros de la ciudad de Río de Janeiro, tiene una red de muelles de unos 500 metros, está en operaciones desde hace poco más de un año y hasta ahora ha estado volcado sobre todo a la exportación de granos.