•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua contaba en 2015 con 29,288 pequeños productores que venden sus productos a través del mecanismo de comercio justo, de los cuales 21,188 eran mujeres y 8,100, hombres, según el documento “El aporte del comercio justo al desarrollo sostenible”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores (CLAC).

Esos productores, en ese año, se conglomeraban en 33 organizaciones de pequeños productores certificadas.

Costa Rica era el país que seguía a Nicaragua, en cuanto a la cantidad de productores que trabajan con comercio justo; 23,290. Y Guatemala, en tercer lugar contaba con 15,322 productores.

Los datos del estudio precisan que en la región centroamericana la mayoría de productores, que trabajan con comercio justo son hombres. En Honduras, la cantidad de productores que venden sus productos por medio del esquema del comercio justo ascendió a 6,215; en Panamá, a 1,588; y en El Salvador, a 1,105.

Mercado Oriental vende 125,3 millones de dólares por Navidad

El comercio justo es un movimiento socioeconómico mundial que propone una forma distinta de entender las relaciones económicas y comerciales, con el objetivo principal de garantizar a los pequeños productores agrícolas y artesanales un acceso más directo al mercado para sus productos, en condiciones más justas y equitativas, explican la Cepal y la CLAC en su informe.

En cinco años (de 2010 a 2015), las organizaciones de pequeños productores certificadas (OPPS) pasaron de 25 a 33, en Nicaragua.

El segundo conjunto de OPPS más grande de la región se encuentra en Honduras, con 26 organizaciones en 2015 (21, en 2010); mientras que  Panamá y Guatemala permanecieron sin variación con un número de 2 y 22, respectivamente.

De acuerdo con el estudio, en Nicaragua se exportan nueve productos agrícolas bajo el esquema de comercio justo, entre los que destacan el café, cacao, miel, maní, aceite y semillas de ajonjolí.

En el Oriental el 70% de comerciantes son mujeres

En la región, Costa Rica es el país que tiene mayor cantidad de productos, con una variedad de granos y frutas que totaliza 11 bienes. Estos se cultivaban en una extensión de 38,176 hectáreas en 2015, duplicándose el área de 2010, de 15,589 hectáreas.

En Nicaragua, el área en la que se cultivaban productos con comercio justo era la mayor de Centroamérica, de 69,190 hectáreas, y creció en un 11.7%, con respecto al 2010.

El Salvador fue el único país que disminuyó su extensión, pasando de 2,696 hectáreas en 2010 a 1,261 en 2015.

Consumo

El consumo de productos bajo el mecanismo de comercio justo en el mundo creció 22% en promedio anualmente, entre 2004 y 2014, debido al lanzamiento de la marca Fairtrade (Comercio Justo, en inglés) en 2002, según el documento de la Cepal y la CLAC.    

Después de lograr una época de crecimientos sostenidos, en 2012 la marca Fair Trade USA salió del Fairtrade International y provocó un descenso del 4% en el consumo mundial en ese año.

“Tras el lanzamiento de la marca Fairtrade en 2002, el consumo mundial ascendió a 831 millones de euros en 2004. En  2014 llegó a un valor de 5,900 millones de euros. No obstante, se destaca un retroceso de casi 4% en 2012”, indica el informe. 

Café

En Centroamérica, únicamente Panamá no exporta café como producto de comercio justo. 

La Cepal afirma que este grano es el más vendido en el mundo y que América Latina provee el 80%.

“El café es el producto de comercio justo más vendido a nivel mundial y es clave para América Latina y el Caribe. En 2015, Fairtrade International registró 445 organizaciones de pequeños productores, representando a 812,500 caficultores en 30 países del mundo. Si bien hay más de 1.1 millones de hectáreas cultivada de café bajo condiciones Fairtrade en todo el mundo, más del 80% del café proviene de América”, reza el informe.

Alivio

La modalidad de comercio justo provee un alivio económico a los productores de café, pues, uno de los beneficios son los precios mayores a los pactados en la bolsa.

Este excedente oscila entre los US$20 y US$50 por quintal, permitiendo a las organizaciones que comercializan bajo ese sistema “mayor estabilidad económica”, afirmó Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN).

“Dentro de los tipos de comercialización que se puede establecer en una organización está el comercio justo.  Son contratos a futuros que se negocian con las organizaciones, principalmente las cooperativas y grupo de productores donde se pacta un precio por arriba de lo establecido en la bolsa de Nueva York y bolsa de Londres. Un ejemplo: ahorita el café está a US$124 (por quintal), entonces con el comercio justo puede ser que se paguen US$20, US$30 y hasta US$50 arriba del precio de la bolsa, depende del comprador y del volumen, no es algo fijo”, explicó Sevilla.

Estos convenios tienen exigencias para los productores, entre ellas, invertir parte del excedente de precio en los servicios  básicos, salud y educación de la comunidad y en las condiciones para los trabajadores de la finca, las inversiones de los sobreprecios deben estar fundamentadas y son sujetas a auditorías, indicó la representante del sector cafetalero.

“El comprador me mantiene ese precio, mientras yo cumpla una serie de condiciones que van enfocados a la parte social  en la comunidad, escuelas, centros de salud, servicios básicos, como agua. En la parte de la finca,  reinvertir en  la mejora de las condiciones de trabajo de los colaboradores, las casas donde ellos habitan, garantizarle todos sus servicios básicos. Una parte inclusive se puede invertir en el fortalecimiento de las organizaciones, que en este caso son las cooperativas”, expuso.

El sistema de comercio justo requiere estar organizado y cumplir en tiempo y forma con las cantidades pactadas de forma permanente. Sin embargo, la presidenta de la ANCN afirmó que incursionar en el comercio justo es un proceso prolongado, que incluye la búsqueda del comprador y el fortalecimiento de las relaciones comerciales, que conlleva años.

“El otro detalle es que no es un mercado grande. Al igual que los nichos de café especial y café certificado son un mercado pequeño. Una cooperativa que produce 20,000 quintales podría comercializar 5,000 de ellos en el mercado justo y eso viene a ser un desahogo”, finalizó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus