•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy que otorgará 4,4 millones de dólares en incentivos a 14.851 pequeñas y medianas empresas (Pymes) que cumplieron fielmente con su compromiso de remitir el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) durante los meses de agosto a noviembre pasado.

"Tras el paso del huracán María, las Pymes enfrentaron un sinnúmero de retos, entre estos, el aumento significativo en el costo de sus operaciones. Adoptamos estas medidas para incentivar a los pequeños y medianos negocios, que cumplen un importante rol en la economía de Puerto Rico", sostuvo Rosselló en un comunicado.

No obstante, entre las principales razones por las que los comerciantes que no recibieron el incentivo del 10 % fue porque éstos adeudaban el IVU a las arcas del Gobierno al 20 de diciembre o a otros les falta presentar alguna "planilla" (declaración de contribución sobre ingresos correspondiente) y otros no confirmaron su cuenta bancaria para recibir el incentivo.

Sin embargo, el secretario del Departamento de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier, informó que ofrecerán a estos comerciantes la opción de solicitar una reconsideración de su caso.

De otro lado, se informó que la exención temporera que releva a los pequeños negocios de cobrar el IVU concluye mañana, domingo.

La iniciativa, que se implantó el 20 de noviembre y concluirá mañana, domingo, permitió a los comerciantes exentos no cobrar el IVU a sus clientes, mientras disfrutaban de una exención al pagar el impuesto en la compra de mercancía para la reventa, siempre y cuando el pago se realizara en dicho periodo.

Esta medida fue implantada por el gobernador para fomentar el desarrollo económico tras el paso del huracán María. Finalmente, el titular de Hacienda anunció que la exención del IVU a los alimentos preparados finalizará el próximo 7 de enero de 2018, por lo que a partir del día siguiente los comercios volverán a cobrar el impuesto.

"La extensión de la moratoria nos permitió asegurar que las familias puertorriqueñas tuvieran acceso a alimentos preparados tras la emergencia que provocó el paso del huracán María, al tiempo que permitió a los comerciantes agotar su inventario", explicó.