•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La semana laboral de 28 horas, bajo ciertas condiciones, es una inédita reivindicación en Alemania que ha hecho suya el poderoso y a menudo precursor sindicato de la metalurgia, IG Metall. ¿En qué consiste?

- ¿Las 28h son las nuevas 35h?

No. Esta reivindicación no supone llegar a una semana de cuatro días generalizada para todos los trabajadores, o a una jornada de trabajo acortada.

Se trata de un ajuste individual y temporal del tiempo de trabajo, parcialmente financiado por el empleador, y obtener así más tiempo para dedicarlo a la familia.

IG Metall quiere permitir a los empleados sometidos a un trabajo agotador, que tengan hijos pequeños o con un familiar que requiera cuidados, que se reduzca su tiempo de trabajo de 35 a 28 horas, pero sin perder la totalidad del salario por esas siete horas menos trabajadas.

Esta fórmula, limitada a un periodo de dos años, asegura al trabajador volver a un régimen de empleo a tiempo completo.

- ¿Qué argumentos esgrime IG Metall?

El sindicato, a menudo precursor en Europa, defiende un mejor equilibrio entre la vida privada y la vida profesional, una de sus principales reivindicaciones desde que IG METall ganara a principios de los años 1990 su histórico combate por la semana de 35 horas en la metalurgia.

"Los trabajadores no son solamente trabajadores, tienen vidas personales, hijos, padres mayores, todo esto debe ser tomado en cuenta", afirmaba el lunes el presidente de la sección berlinesa del sindicato, Olivier Hobel.

IG Metall hace valer también la reciprocidad del principio de flexibilidad de los horarios, solicitado desde hace años en las fábricas, en función de los pedidos.

Esta flexibilidad podría, según la central, beneficiar particularmente a las mujeres. Se trata de una "contribución a la igualdad entre los sexos", según la sexóloga alemana Ingrid Artus.

- ¿Por qué ahora?

En Alemania, las negociaciones sociales tienen lugar en cada sector, y solamente los sindicatos y la patronal están habilitados para cerrar un acuerdo, válido entre 18 meses y dos años.

 

En el caso de la metalurgia -sector que agrupa también a la industria eléctrica y la ingeniería- las negociaciones sobre un nuevo acuerdo sectorial, que incluye un tradicional aumento de salarios, se iniciaron en octubre.

Pero estas negociaciones no se han cerrado antes de la expiración, el 31 de diciembre de 2017, del precedente acuerdo vigente en el ramo. El periodo de "tregua social" ha terminado por lo tanto.

- ¿Posibilidades de obtener las 28h?

El tema de las 28 horas ha sido mal recibido por la patronal, que se ha enfrentado a IG Metall, pese a que en Alemania es habitual un diálogo apacible y las negociaciones suelen desarrollarse sin problemas.

IG Metall es la organización sindical más poderosa en Alemania. AFP/ENDLa federación patronal Gesamtmetall considera el proyecto "demasiado costoso", "injusto" y discriminatorio para los trabajadores que ya trabajan a tiempo parcial y con un salario equivalente. La federación amenaza con llevar el caso ante los tribunales.

"Poder ocuparse de sus hijos o de sus padres no debería ser un tema de medios financieros. Vamos a combatir por ello", advirtió el jefe de IG Metall, Jörg Hofmann.

De forma más general, IG Metall está en posición de fuerza para negociar, debido a una excelente coyuntura económica en Alemania, y la buena situación para el empleo, los pedidos industriales y los índices de confianza.