•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Argentina celebró ayer la llegada de Manuel Otero a la dirección del Instituto Interamericano de Cooperación en Agricultura (IICA) y destacó los desafíos y oportunidades que tiene el sector agrícola de la región.

En la ceremonia de toma de posesión del argentino, Otero, estuvieron presentes el secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de Argentina, Santiago Hardie, y el embajador de ese país en Costa Rica, Mariano Caucino. 

“Sentimos satisfacción por este nuevo desafío que enfrenta Manuel Otero. Transmitimos el apoyo total del gobierno argentino en este desafío enorme, y que también es una oportunidad muy grande porque compartimos todos los objetivos del IICA para una agricultura competitiva, sustentable y equitativa”, afirmó Hardie.    

El funcionario subrayó que uno de los principales retos de la agricultura es aprovechar la revolución tecnológica, para la cual “debemos prepararnos y trabajar mucho” sin descuidar “la necesidad imperiosa de acceder a los mercados”. 

Hardie prometió que Argentina “apoyará mucho a Manuel Otero” en su gestión al frente del IICA para el período 2018-2022, y se mostró confiando en que con su liderazgo la región encontrará “las soluciones que estamos necesitando”.        

Por su parte, el embajador Caucino comentó que para Argentina es “un honor muy importante” que Otero haya llegado a la dirección del Instituto, y agregó que su gobierno también lo considera “un logro y una consecuencia de la política de reinserción de Argentina en el mundo” que está liderando el presidente argentino, Mauricio Macri. 

“Hace muchos años un argentino no llegaba a la dirección de un organismo internacional de esta jerarquía”, apuntó Caucino. 

El diplomático agregó que el Gobierno de Argentina comparte la visión del IICA en procura de una agricultura “sustentable y equitativa”, y de afianzar los procesos de desarrollo sostenible e inclusivo.        

“El IICA cumple un rol fundamental como plataforma de cooperación y difusión de mejores prácticas frente a los problemas que limitan el desarrollo agropecuario. El gobierno argentino no puede más que compartir con énfasis su visión”, declaró. 

Otero, quien ha trabajado en el IICA desde 1988 con algunos períodos de pausa, fue elegido como director en octubre pasado y entre sus principales propuestas se encuentran la de modernizar al instituto y apoyar la transformación de América hacia un sector agrícola más industrializado.