•   San Francisco, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Apple pagará 38.000 millones de dólares de impuestos en Estados Unidos por sus beneficios obtenidos en el extranjero, debido a la reforma fiscal aprobada a finales del año pasado, anunció el miércoles la empresa.

"Un pago de esta envergadura sería el más importante de este tipo hecho jamás", señaló la empresa estadounidense en un comunicado en el que afirma ser el primer contribuyente del país.

Antes de la reforma fiscal, los beneficios obtenidos en el exterior estaban exentos de impuestos en caso de estar "aparcados" en el exterior pero tributaban 35% en caso de ser "repatriados" a Estados Unidos.

"¡Gran victoria para los trabajadores estadounidenses y Estados Unidos!", celebró el presidente Donald Trump en Twitter.

La reforma ofrece a las empresas la posibilidad de poder repatriar los beneficios obtenidos en el extranjero a tasas que varían entre 8% y 15,5%. Esta ventana, limitada en el tiempo, se aplica incluso si los beneficios no son repatriados.

Apple, líder mundial en capitalización bursátil, dijo también que contribuirá "directamente en la economía estadounidense" con más de 350.000 millones de dólares en los cinco años próximos, a través de la creación de 20.000 puestos de trabajo e inversiones con sus proveedores y empresas subcontratadas en Estados Unidos.

El gigante de los teléfono inteligentes indicó también que va a abrir un nuevo "campus" destinado inicialmente a acoger los servicios de asistencia técnica para los clientes del grupo. Su localización se revelará durante este año, precisó Apple.