•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un proyecto de ley que actualmente se encuentra en el Senado de Estados Unidos busca obligar a bancos extranjeros que tengan corresponsalías de instituciones financieras estadounidenses a aportar pruebas en investigadores realizadas en Estados Unidos. 

El proyecto 1241, conocido como “Ley para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y la falsificación 2017”, fue discutido en noviembre del año pasado en el Comité de Asuntos Judiciales del Senado. En mayo, el impulsor de la ley, senador Chuck Grassley, afirmó que este proyecto “actualiza al siglo XXI las leyes estadounidenses contra el lavado de dinero”.

Integrantes del Senado estadounidense. Foto: Archivo/END

La sección 15 de dicha ley establece que cualquier banco extranjero que tenga corresponsalía de un banco estadounidense puede ser citado a los tribunales de ese país y si se le solicita, debe proveer registros bancarios de sus clientes. 

El documento especifica que la información se debe proveer en un lapso no mayor a siete días después de recibir la solicitud y que los bancos no deben informar a sus clientes que entregarán dicha información. 

En caso de que los bancos extranjeros con corresponsalías de Estados Unidos se nieguen a brindar la información solicitada por los agentes de la ley, estos podrían ser sancionados con US$250,000 o el doble del monto del que se tiene sospechas que haya sido enviado a través de la cuenta corresponsal del banco extranjero. 

Además, el Fiscal General podrá obligar a los bancos estadounidenses a terminar su relación de corresponsalía con el banco extranjero que no colabore en los procesos de investigación que se realicen en Estados Unidos.

El proyecto de Ley 1241  incrementa la posibilidad para que los bancos estadounidenses reduzcan las relaciones de corresponsalía bancaria. Foto: Archivo/END

La Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros (ACFCS) explica que “los esfuerzos para cambiar el marco (legal) de EE. UU. se están fortaleciendo a medida que los grandes bancos, grupos anticorrupción y las autoridades de aplicación de ley se unen para abordar algunos agujeros en el sistema financiero de EE. UU., que lo exponen al abuso por parte de los delincuentes”.

Además plantea que el proyecto de Ley 1241  incrementa la posibilidad para que los bancos estadounidenses reduzcan las relaciones de corresponsalía bancaria. De llegar a aprobarse la ley, según el ACFCS, “requerirá que muchas instituciones financieras extranjeras destinen recursos para cumplir con las citaciones de Estados Unidos y expondrá las relaciones de las instituciones financieras con sus clientes a un mayor escrutinio por parte de las autoridades de EE. UU”.