•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un nuevo proyecto turístico está tomando forma con un concepto 100% ecológico entre el bosque primario de Río San Juan. Se trata de Guácimo Lodge, un pequeño hotel asentado en 40 hectáreas totalmente conservadas, que busca cómo dar un empuje económico y social a esta zona poco explorada en Nicaragua.

Guácimo Lodge está ubicado en la zona de amortiguamiento de la reserva biológica Indio Maíz y consta de seis cabañas y cabinas, más una casa familiar con capacidad para albergar a unas 17 personas. 

Manuel Béjar, copropietario del hotel, explicó que este está inspirado en varias edificaciones ecológicas de Centroamérica, principalmente de Panamá y Costa Rica. 

Béjar y su esposa, María Soler, ambos de nacionalidad española, llegaron a Nicaragua en 2007 y desde entonces han estado interesados en invertir en el país, en el área turística.

“Inicialmente me orientaba más hacia Ometepe u otras zonas del Pacífico, luego conocí Río San Juan y me enamoró, pero después por diferentes razones tuve que salir del país y no había podido cumplir ese sueño”, dijo Béjar.

Sostenibilidad

La construcción arrancó en octubre de 2016, aprovechando sosteniblemente los recursos de la zona y la mano de obra local, y finalizó en diciembre de 2017. Las cabañas fueron hechas con madera de la zona, como cedro macho, guapinol y almendro, combinado con piedra artesanal llevada desde el departamento de León.

Para lograr una mayor iluminación y ventilación, las ventanas están forradas con amplio cedazo, lo cual permite mayor contacto con la naturaleza, de tal manera que la persona tiene la sensación de estar sumergido en el bosque. “Logramos un gran equilibrio entre la naturaleza y el confort, es decir, estar dentro del bosque y no sufrir los zancudos”, manifestó el inversionista.

En el hotel no se instaló aire acondicionado con objetivo de aprovechar las corrientes de aire, el techo está construido con materiales que aíslan el calor, como arquiteja, makengue y palma de suita. Está equipado con paneles fotovoltaicos y hace un uso apropiado del agua.

“Tenemos tres cabinas de lujo y cabañas de muy alto estándar, todas las unidades cuentan con terraza propia. Las cabañas tienen un concepto de ducha al aire libre y con suma privacidad”, destacó. La zona es perfecta para el avistamiento de aves,  monos, perros de agua y especies autóctonas de árboles. Se puede visitar afluentes naturales del Río San Juan, como los ríos Bartola y el Sarnoso, recorrer las fincas cacaoteras o la misma reserva Indio Maíz. Además hay un vasto atractivo histórico en la Fortaleza de la Inmaculada Concepción de María, ubicada en el municipio de El Castillo. 

Reto

Aunque Río San Juan es un destino hermoso y reconocido, incluso a nivel internacional, Béjar considera que la mejora de la comunicación es uno de los mayores retos para su desarrollo. “Si acortamos la brecha de la comunicación y la mejoramos, será muy provechoso no solo para el hotel, sino para todo Río San Juan. Por Las Tablillas tenemos una carretera que le da una apertura y una oportunidad tremenda a la zona”, apuntó.