•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cinco de las cámaras empresariales del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) están trabajando en un anteproyecto de ley que busca permitir el uso de drones en el país, dijo ayer José Adán Aguerri, presidente de dicha entidad.

En Nicaragua está restringido el uso de ese tipo de aparatos desde 2014.

Aguerri refirió que ya le comunicaron al presidente del país (Daniel Ortega) sobre la necesidad de liberar el uso de drones en Nicaragua, para mejorar en productividad y competitividad.

El líder del empresariado nicaragüense manifestó que en el sector agroindustrial se pueden hacer un sinnúmero de estudios que por el momento se tienen que hacer por medio de helicópteros. Agregó que el alquiler de un helicóptero cuesta aproximadamente US$1,000, mientras que el uso de un dron es de US$10 y US$20.

Según Mario Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), en el mercado hay drones para fumigar.

“Son drones que aplican exactamente la cantidad requerida por la planta, en el momento exacto, contrario a cuando haces la fumigación con avión, que se hace en general y se tiene un gasto mayor. Cuando se hace una aplicación focalizada, se ahorra un montón de plata en productos químicos”, refirió Amador.

Por otra parte, indicó que los drones también se pueden usar para la supervisión. “Vos lo volás sobre un plantío y podés ver la coloración de las hojas, donde haya fallas o enfermedades específicas. Se puede ver la planta, tomar una fotografía o ubicarla por GPS, para aplicarle después el tratamiento”, expresó el gerente general del CNPA.

Amador añadió que los drones son equipados con software que permiten identificar la coloración, para determinar las necesidades de insumos que tiene cada planta.

En la construcción

Entre las cámaras que están trabajando en el anteproyecto de ley para liberar el uso de drones se encuentran la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) y la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

Héctor Lacayo, presidente de Cadur, refirió que los drones son muy importantes para el sector urbanizador en todas las etapas de un proyecto.

“La etapa de construcción, la etapa de búsqueda y visualización de un terreno, los linderos, los vecinos cercanos al proyecto. A la hora de comprar un terreno es muy importante, porque estamos hablando de terrenos de 10, 20, hasta de 60 manzanas que se pueden adquirir para proyectos de interés social o proyectos del segmento medio o alto”, afirmó Lacayo.

Lacayo explicó que el uso de drones también es importante en el sector urbanizador desde el punto de vista del mercadeo y ventas. “Podemos tener supervisión, tomas de fotos, videos, ahora que todo es por redes sociales y que todo es virtual nos sirve desde el punto de vista de mercadeo”, sostuvo el presidente de Cadur.

Para Lacayo, los drones tienen una infinidad de usos en el sector urbanizador, porque además se pueden usar en supervisiones de obras, en tiempo real; en vigilancia de los proyectos de viviendas y hasta en momentos de emergencias, como inundaciones.

Amador dijo que los drones también podrían ser usados en el sector de plantaciones forestales y en el de palma africana, que están teniendo un gran repunte en el país.

Restricción

En noviembre de 2014, el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC), prohibió el uso de drones en el espacio, como una medida para prevenir tragedias.

La orientación del INAC consistió en que no se pueden operar los drones a una elevación mayor a los 100 pies de altura con 30 metros horizontales de desplazamiento y la razón fue porque los drones ponen en peligro a la aviación.