•  |
  •  |
  • END

Alrededor de 50 millones de dólares podrían ser desembolsados de forma adicional a lo establecido en el programa económico que Nicaragua tiene en vigencia con el Fondo Monetario Internacional, FMI, una vez que se haya concluido con las dos revisiones que evalúan su cumplimiento.

Humberto Arbulú-Neira, representante del FMI en nuestro país, informó que este organismo está preparando una serie de nuevos instrumentos contenidos en una propuesta que enviarán a Washington para discutirse la próxima semana y que se espera pueda ayudar mucho al gobierno nicaragüense.

“Hay varias posibilidades, una de ellas es aumentar el acceso que tiene Nicaragua dentro del programa de crecimiento y reducción de pobreza, de tener un ingreso del equivalente al 60 por ciento de las cuotas, pudiera llegar al 90 por ciento de las cuotas, lo que representa una buena cantidad de dinero y le podría dar al país unos 50 millones de dólares adicionales”, indicó Arbulú-Neira.

También se refirió a la posible visita de una misión enviada por el FMI a mediados del mes de mayo, para concluir con las revisiones del programa económico, así como su ejecución en nuestro país.

De lograrse la aprobación del programa económico de Nicaragua por parte del FMI, el gobierno nicaragüense tendría la oportunidad de recibir recursos financieros de distintos organismos multilaterales, para enfrentar los problemas de liquidez y fomentar la inversión, procurando salir de la difícil crisis económica que aqueja a nuestra sociedad.

Confirma fin de funciones

El representante del organismo multilateral, confirmó que está a punto de culminar su labor en Nicaragua, después de un poco más de cuatro años de desempeñarse como delegado del mismo.

Según Arbulú, deja su cargo por razones normales estrictamente de rotación, aunque dijo no conocer la fecha exacta en que abandonará el país, ni quien le sucederá en sus funciones.

Arbulú será trasladado a la oficina principal de la entidad multilateral en Washington, dejando en manos de su sucesor, la intensa revisión del programa económico nicaragüense ente el gobierno de Nicaragua y el FMI.