•  |
  •  |
  • END

TEGUCIGALPA, (AFP

Los empresarios hondureños advirtieron ayer de las “graves consecuencias para el bienestar económico y social para la población” que tendría en Honduras la crisis financiera, mientras el gobierno pronosticó un crecimiento del PIB de 2 a 3%.

“El país inicia un fuego financiero y hay señales claras que encaminan, en un mediano plazo, hacia una crisis de graves consecuencias contra el bienestar económico y social de la población”, alertó en un informe el Consejo hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Según el diagnóstico, ante la coyuntura internacional desfavorable, “Honduras tiene dos graves desequilibrios macroeconómicos: uno en el sector externo y otro en el sector fiscal”.

Advirtió que si no se toman medidas adecuadas urgentes se provocará “una pérdida de reservas internacionales, un fuerte ajuste en el tipo de cambio, una inflación descontrolada con indeseables e inaceptables efectos en la pobreza, el empleo y la estabilidad social”.

Al comentar el informe, el vicepresidente del Cohep, Alejandro Álvarez, lamentó que “están cayendo el Producto Interno Bruto (PIB), las exportaciones al igual que las importaciones, se está incrementando el desempleo y sentimos que este tsunami financiero está tocando nuestras puertas”.

“Como sector privado representamos el 85 por ciento del PIB y generamos alrededor del 90 por ciento del empleo, pero necesitamos que el Gobierno rompa paradigmas y apoye a los trabajadores y empresarios con decisiones serias y sencillas; todos debemos hacer nuestra parte”, demandó.

Sin embargo, el presidente del Banco Central, Edwin Araque, rechazó los pronósticos de los empresarios.

“Me gustaría saber cuál es su fuente de información, no hay ninguna razón para preocuparse”, dijo a la prensa.

El funcionario aseveró que “Honduras no requiere nada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que no ha dado tan sólo un dólar en el 2008.

Araque presentó las previsiones oficiales para 2001-2010, según las cuales el PIB crecerá de 2 a 3% en 2009 y de 2.5 a 3% en 2010 y la inflación se situará en 9% en 2009 y entre 7 y 9% en 2010.

En cuanto a la balanza comercial, si bien las exportaciones descenderían de 6,000 millones de dólares en 2008 a 5,800 millones de dólares en el 2009 volverán a recuperar los 6,000 millones en 2010, pronosticó.

Las importaciones por su parte bajarían de 10,400 millones en 2008 a 9,700 en 2009 y aumentarían a 10,200 millones en 2010.