•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los préstamos tienden a ser un paliativo cuando enfrentamos situaciones inesperadas que implican un desequilibrio en nuestras finanzas,  y en realidad tener la capacidad de pedir dinero prestado otorga flexibilidad financiera. 

Sin embargo, es importante pensar que el dinero prestado no es un regalo, sino un crédito que tendrás que honrar, por lo tanto tenés que medir tus capacidades de pago, además de que debés   usar el crédito con responsabilidad y evitar tener demasiadas deudas, pues solo empleando ese dinero inteligentemente se podrán obtener beneficios de él. 

A continuación te presentamos los beneficios, los riesgos y las reglas que según handsonbanking.org se deben tomar en cuenta a la hora de pensar en pedir un préstamo.

Los beneficios de tener crédito son:
-    La opción de comprar algo hoy y de pagar el dinero más tarde, en lugar de tener que esperar para comprarlo.
-    La flexibilidad de realizar compras importantes y de aprovechar oportunidades que pueden requerir más dinero del que tiene disponible ahora mismo, como comprar una computadora o pedir dinero prestado para los estudios universitarios.
-    Facilita  alquilar un apartamento y obtener servicio de las compañías locales de servicios públicos.
-    Ayuda  a comprar lo que se desea, en el momento en que lo desea.

Los riesgos de tener crédito son:

-    Excederse: pedir prestado más de lo que puede pagar.
-    Si no hace sus pagos con puntualidad, perjudicará sus antecedentes de crédito.
-    Perder dinero en cargos por pago atrasado.
-    Tener que pagar intereses adicionales.
-    Dificultad de obtener préstamos o crédito en el futuro.

Regla general número 1:

Nunca pida prestado más del 20% de sus ingresos anuales netos.

Regla general número 2: 

Mantenga su deuda de tarjeta de crédito lo suficientemente baja para que sus pagos requeridos no pasen del 10% de sus ingresos mensuales netos.