•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Necesitás dinero para suplir una necesidad de forma urgente?, la obtención de un crédito podría ser la solución a tus dolores de cabeza. Antes que nada es importante que medités detenidamente en vista de con qué objetivo requerís ese préstamo, por ejemplo, una de las solicitudes de crédito responde actualmente al inicio del año escolar, en el que muchos padres invierten en el material de estudio de sus hijos. Y así como un crédito puede solventar nuestros gastos, también este puede ser un arma de doble filo, cuando no se tiene claridad sobre las formas de pago del mismo, incluyendo los intereses.

Cuando se adquiere un crédito se está tomando dinero prestado, el cual te comprometés a pagar en un tiempo determinado y a una tasa de interés acordada con la entidad. Es importante durante la realización de los trámites, preguntar y comprender cuál es el compromiso que se está adquiriendo. A continuación, con base en el sitio web Universia te compartimos qué aspectos tomar en cuenta a la hora de solicitar un crédito.

¿Para qué me voy a endeudar?

​Siempre es importante tener en cuenta el objetivo del crédito, no es lo mismo adquirir un empréstito para comprar vivienda a uno para consumo. Tanto los plazos ofrecidos, las tasas y las garantías exigidas por los bancos difieren entre sí. El sector financiero presenta una amplia carta de posibilidades.

Informarse

Cuando vayás a solicitar un préstamo, es importante que te tomés el tiempo necesario para comparar las diferentes opciones que ofrece el mercado. Antes de tramitar el préstamo, asegurate de conocer todas las condiciones generales de la gestión, las obligaciones y derechos que implica para poder determinar si se adapta a tus posibilidades de pago y necesidades.

Leer antes de firmar

Antes de firmar los papeles del préstamo, debés formular todas las preguntas necesarias para tener claro el compromiso que pretendés adquirir, con lo cual te vas a evitar sorpresas o situaciones incómodas una vez desembolsado el préstamo.

El contrato de crédito debe contemplar todas las condiciones convenidas y solicitadas con la entidad crediticia, la tasa de interés, el monto, el plazo, los valores de las cuotas, las fechas de pago y las sanciones ante incumplimientos. Luego de haber firmado, conservá una copia del contrato.

Tené cuidado con los plazos

Buscá siempre que el plazo del financiamiento sea mayor al periodo de recuperación de la inversión que vas a desarrollar o necesidad a cubrir. De otro modo, la deuda se volverá impagable. 

¿Pido cuota fija o variable?

La cuota fija es la mejor alternativa para no incumplir el pago de un crédito, siempre vas a tener que pagar exactamente lo mismo, mientras que la cuota variable inicia con pagos muy altos y termina con pagos muy bajos, sin embargo este tipo de cuotas amortizan el capital mucho más rápido que la cuota fija. El deudor deberá pedir cuota fija cuando le resulte mucho mejor tener una cuota estable y que asegure el cumplimiento de su obligación.

Resguardar tu información

Si tu crédito es denegado, pedí que se te devuelvan todos los documentos entregados para la solicitud, certificando así que esos datos no sean usados para fines distintos.

Seguí las reglas

Cumplí con las fechas y los montos indicados de pago de cuotas. Tené claro qué días debés pagar. Si se llega a presentar demoras o no efectúas los pagos respectivos, vas a tener que pagar cargos adicionales por el incumplimiento. Además de los costos por intereses de mora, cobros prejurídicos, etc., también este hecho ocasiona la elaboración de un reporte a las centrales de riesgo, lo cual afecta tu historial crediticio, generándote dificultades para obtener un crédito en el futuro.