•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una necesidad que suplir mediante el elemento dinero es lo que nos lleva a solicitar un crédito. Algunas personas se mantienen firmes en no acceder a obtener uno, pero lo cierto es que algún día podría necesitarlo, y entonces hay que estar preparado y saber qué implica el comprometerse con una deuda. Y como dicen por ahí “para todo hay una primera vez”, así que si nunca has pensado en la posibilidad de pedir un préstamo, antes que nada, lo que debés hacer es identificar si realmente necesitás solicitar uno, y para qué lo querés. De acuerdo con una publicación del sitio web Finanzas Personales, es importante reflexionar sobre la verdadera finalidad de un crédito, advirtiendo que este es una inversión, que sirve para generar valor, más no para comprar gustos. Es un financiamiento, más no un medio de pago.

Entonces, si vos simplemente deseás endeudarte para cubrir un antojo, lo mejor es que ahorrés. ¿Sirve de algo adquirir un crédito?, hay muchas personas que dicen odiar los bancos o que se molestan por las deudas, pero vos debés tener en cuenta que la historia crediticia te abre puertas en el futuro para nuevos y mayores créditos. 

Recordá además que lo que evalúan las entidades bancarias es tu comportamiento de pago, es decir, la manera en cómo has respondido a tus deudas. Y si nunca has adquirido un crédito, obviamente no sos conocido por nadie financieramente y cuando esto sucede, lo primero que piden las distintas entidades es que exista un codeudor que respalde y soporte la deuda. 

Como consejo se sugiere que si deseás adquirir un crédito inmediato, lo ideal es que iniciés con montos muy bajos, así vas a entender cómo funciona el sistema y vas a saber cuál es tu capacidad de endeudamiento para un crédito más alto, recordá que por lo regular tu capacidad de endeudamiento no puede ser mayor al 20% de tus ingresos.

Tipos de crédito para tomar

Si querés iniciar tu vida crediticia y no tenés ni idea con cuál préstamo podés empezar, asesorate con distintas entidades bancarias teniendo en cuenta tu necesidad y tu presupuesto. Algunas entidades ofrecen créditos de libre inversión para jóvenes con varios beneficios o cuentas de ahorro con tasas de interés bajas.

¿Cómo lograr un buen registro?

La respuesta es muy sencilla: pagando a tiempo. Recordá que siendo tu primera experiencia, debés empezar con el pie derecho para que, a futuro, te faciliten más opciones y más dinero en los créditos que vayás a solicitar. Si llegás a tener alguna demora en hacer algún pago, podés ser reportado y empezar a tener reportes negativos que te van cerrando puertas para adquirir créditos.

Mucho ojo

La consecuencia es que si una persona no existe en el sistema financiero, le quedará muy difícil en dado momento adquirir un préstamo, por ejemplo para vivienda o para crear su negocio propio, dado que las entidades financieras no tendrán una referencia de cómo es su comportamiento de pago. Y aunque puede ser muy responsable, sin tener esa historia crediticia, es complicado que siga progresando financieramente, si no es simplemente ahorrando.