•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Promover la innovación, propiciando más valor en la cultura empresarial y en la educación de los jóvenes, es uno de los varios planes de Julio Ramírez si resulta electo para la directiva de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (AmCham) el próximo 30 de enero.

Las motivaciones principales de su candidatura al cargo en AmCham son “emprender y trabajar colegiadamente con los directores en la implementación de los planes y acciones que se tengan que hacer, para enfrentar los retos que se nos vienen con responsabilidad, objetividad e integridad”, explica Ramírez, un alto ejecutivo del Banco de la Producción (Banpro Promerica).

¿Qué aportes podrías dar en la directiva de Amcham en base a tu experiencia?

Primero que todo, comparto con absoluta claridad la misión de AmCham, que es “promover el comercio y la inversión entre los Estados Unidos de América y Nicaragua, a través del libre comercio, el libre mercado y la libre empresa”. Creo con convicción que AmCham debe jugar el papel de su misión con total independencia, la que será siempre fundamental para promover, cuidar y cultivar las mejores relaciones con Estados Unidos, para que de esta forma podamos generar el ambiente propicio de inversión e intercambio comercial, que el país necesita para su desarrollo. Por otro lado, soy de los que cree que para avanzar rápido en la misión compartida por todos en AmCham, se necesita hoy más que nunca permanecer unidos, promover el debate entre los directores y colaboradores, sobre ideas y argumentos presentados con la lógica de su pensamiento en pro de la misión y nunca sobre persona o entidades. Todos los miembros de la junta directiva tienen sus propios méritos y si en la Cámara decidieran elegirme, promoveré siempre 
el diálogo de dos vías, para sacar la mejor versión cada uno en pro de la misión. Mis motivaciones son emprender y trabajar colegiadamente con los directores en la implementación de los planes y acciones que se tengan que hacer, para enfrentar los retos que se nos vienen con responsabilidad, objetividad e integridad, en busca del beneficio de los miembros y en consistencia con su misión. Creo siempre en las alianzas en pro de una visión colegiada, la cual debe de ser siempre más fuerte e importante que las personas, creo fielmente en sumar y multiplicar, nunca en restar y dividir. Soy una persona optimista y conciliador, procuro ser cordial y amistoso de forma, pero a la vez siempre transparente y firme con mis opiniones de fondo.

¿Cómo debería avanzar Amcham para ser congruente con el crecimiento de la economía de Nicaragua?

Lo más importante es que se mantenga apegada a su propia misión, con el propósito de mantenerse enfocada en las buenas relaciones con EE. UU. Así generaremos el clima y los incentivos necesarios para atraer la inversión extranjera y encontrar mercados para nuestros productos de exportación, los cuales son factores clave en el crecimiento económico del país.

Se dice que el Cafta tiene más potencial del que ya aprovecha Nicaragua. ¿Qué sugerís que haga esta cámara empresarial para sacarle más beneficios a ese acuerdo comercial?

El potencial del Cafta es tremendo, estamos hablando del mercado más grande del mundo, con el que tenemos cercanía geográfica y significativos lazos que lo hace nuestro principal mercado de exportación. Dicho potencial lo podemos aprovechar generando incentivos adecuados para ser competitivos, reducir el costo energético, para agregar valor y generar un clima de inversión eficiente. Nuestras exportaciones de bienes y servicios las podemos potenciar en el Cafta trabajando en tres ejes fundamentales de desarrollo: el primero, incentivando el crecimiento de la producción sobre lo que sabemos hacer bien; esto se encuentra asociado con el concepto de productividad y eficiencia en lo que sabemos hacer bien con el propósito de generar “más ingresos”. El segundo eje, es incentivar la producción de cosas nuevas y mejores en donde podamos tener ventajas competitivas; esto viene asociado con el concepto de diversificación en las empresas, de integración vertical creando un valor agregado para sus productos principales o 
para el aprovechamiento de subproductos e incentivando el perfeccionamiento de nuevas cadenas de valor. Los incentivos dentro de este eje tienen el propósito de generar lo que llamamos “otros ingresos”. El tercer eje lo veo asociado al concepto de la innovación, que no es más que incentivar este valor en nuestra cultura empresarial, para producir de manera inusual, creando valor con la aplicación de conocimiento de una forma diferente. Dentro de este eje de desarrollo, es que se están creando las principales disrupciones y oportunidades en el mundo. Las capacidades y competencias en este eje las podemos propiciar promoviendo el valor de la innovación en nuestra cultura empresarial y en la educación de los jóvenes en colegios, escuelas técnicas y universidades.

¿Cómo favorecería al sector empresarial la creación de un centro de negocios en Amcham?

Me parece que es una muy buena iniciativa que debemos apoyar y que es congruente con la misión de AmCham. Incentivar y fomentar la creación de nuevos negocios fortalece las capacidades productivas de Nicaragua, la generación de empleo, las oportunidades de exportación de bienes y servicios.

¿Qué temas consideras prioritarios para Amcham este año?

Entre los temas prioritarios se encuentra el hecho de mantener muy buenas relaciones con los EE. UU. Tenemos temas y desafíos que podrían ser muy sensibles y un factor negativo en el clima de inversión y el intercambio comercial entre ambos países, como el proyecto de ley Nica Act, lo tenemos que atender con propiedad, balanceando los mejores intereses de las empresas y del país.

¿Cómo valoras en este momento la relación empresarial y económica entre Nicaragua y Estados Unidos?

Valoro la relación empresarial como buena, pues tenemos la confianza de compañías estadounidenses con fuertes inversiones en el país, así como también disponemos de muchas empresas nicaragüenses que son exportadores e importadores de bienes y servicios con flujos crecientes cada año, siendo los Estados Unidos nuestro principal socio comercial. Sin embargo, tengo la plena convicción de que podríamos tener la oportunidad de ser cada vez mejores, pues, Nicaragua tiene el potencial de atraer mayores inversiones para desarrollar y dar valor a nuestras capacidades y recursos. Por supuesto, bajo el entendido de que es algo que debemos trabajar todos siempre, en fomentarlo y en lograr generar en el país las condiciones que así lo permitan.

¿Quién es?

Julio Daniel Ramírez Argüello. Con 46 años de edad, tiene 21 años de trabajar en Banpro y Grupo Promerica. Actualmente es vicepresidente ejecutivo en Banpro Grupo Promerica, encargado de la dirección de las áreas de negocios: Banca Empresarial, Banca de Personas, Tarjetas de Crédito, Sucursales, Canales Alternos de Negocios, Mercadeo, Fideicomisos, Almexsa. Adicionalmente, participa en Grupo Promerica como director en las juntas directivas de Banco Promerica Guatemala y Banco Promerica Costa Rica.
También dispone de experiencia empresarial como emprendedor y socio en empresas familiares, que se dedican a la agricultura de maní, caña de azúcar y plátano de exportación hacia los Estados Unidos.