•   Montreal, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los medios empresariales mostraron ayer un prudente optimismo en el cuarto día de negociaciones para actualizar el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que el presidente estadounidense Donald Trump amenaza abandonar.

El optimismo es alimentado por el arribo previsto en la jornada de una decena de miembros de una subcomisión de la Cámara de Representantes estadounidense.

“Creo que es la primera vez que una delegación de la Cámara se desplaza para observar una ronda de negociaciones del TLCAN”, dijo Maryscott Greenwood, presidenta del Consejo de negocios canado-estadounidense, organismo con sede en Washington.

Los políticos estadounidenses “empiezan a darse cuenta” que el TLCAN “es importante no solamente para Canadá y México, sino también para su propio distrito (electoral), su propio Estado y eso es un avance mayor”, afirmó Greenwood, al margen de la sexta ronda de negociaciones entre representantes de Canadá, Estados Unidos y México.

“Me entusiasma ver dónde estamos hoy y dónde estábamos semanas atrás”, dijo por su parte el presidente de la Cámara de comercio canadiense, Perrin Beatty.

“El presidente de Estados Unidos mostró cierta flexibilidad en los últimos seis meses”, notó a su vez el exrepresentante de Quebec en Nueva York, John Parisella.

“Creo que tenemos una buena oportunidad, pero veremos qué pasa”, declaró Trump a la cadena CNBC el jueves, al margen del Foro Económico de Davos (Suiza).

La reunión de Montreal finaliza el lunes con una conferencia de prensa de la ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, de su homólogo mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, y del representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer.

Sin embargo, el jefe negociador de la provincia canadiense de Quebec, Raymond Bachand, declaró a los medios de comunicación que las negociaciones están progresando “lentamente” y que Canadá ha presentado propuestas “innovadoras” para intentar convencer a Estados Unidos de que mantenga en vigor el acuerdo. 

“Se está avanzando constante pero lentamente en muchos asuntos técnicos, que son la base del comercio. En los más espectaculares, Canadá ha sido muy innovadora al poner ideas para intentar llegar a un acuerdo”, declaró Bachand.

Los temas más contenciosos se centran en estos momentos en tres puntos: el sector automotriz, la inclusión de una cláusula para renovar cada cinco años el TLCAN y el Capítulo 11 sobre resolución de disputas comerciales.  

Según filtraciones dadas a conocer por medios de comunicación canadienses, las conversaciones están rodeadas de una gran incertidumbre porque los negociadores de Estados Unidos no han expresado ninguna opinión sobre las propuestas de Canadá y México.  

Al parecer, Estados Unidos no responderá a las propuestas hasta que el lunes se reúnan en Montreal los responsables políticos de los tres países: la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland; el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, y el responsable comercial de EE. UU., Robert Lighthizer.    

Ayer, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá confirmó a EFE que, aunque los negociadores terminarán sus trabajos el domingo, tal y como estaba previsto inicialmente, el tradicional comunicado final sobre la ronda no se dará a conocer hasta que se reúnan el lunes Freeland, Guajardo y Lighthizer. 

El retraso de la publicación del comunicado final refuerza la idea de que los negociadores estadounidenses tienen que esperar a que Lighthizer apruebe los resultados alcanzados en la ronda, que en teoría tiene que ser la penúltima de las negociaciones.