•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea (UE) aseguró ayer estar preparada para reaccionar a cualquier medida comercial restrictiva que pueda imponer Estados Unidos, después de que el presidente de ese país, Donald Trump, calificara el domingo la postura comercial de los Veintiocho de “injusta” con EE. UU.

“La UE está preparada para reaccionar rápida y apropiadamente en el caso de que nuestras exportaciones se vean afectadas por cualquier medida restrictiva del comercio por parte de Estados Unidos”, afirmó el portavoz de la Comisión Europea (CE), Margaritis Schinas, durante la rueda de prensa diaria de la institución.

En una entrevista con el canal británico ITV grabada el pasado jueves en Davos (Suiza) y emitida ayer, Trump dijo haber tenido “muchos problemas con la Unión Europea” y su política comercial con EE. UU., que es “muy injusta” e irá “en detrimento” del bloque comunitario en el futuro. 

Ganadores y perdedores

Schinas señaló ayer que, para la UE, la política comercial no es “un juego de suma cero” ni tiene “ganadores y perdedores”, sino que “puede y debe ser beneficioso para ambas partes”. 

“También creemos que el comercio debe ser abierto y justo, pero también basado en reglas”, agregó el portavoz, que rechazó especificar cómo reaccionaría la UE ante unas medidas comerciales dañinas para sus exportaciones por parte de EE. UU. si estas llegaran a producirse. 

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, la administración estadounidense ha defendido tesis comerciales tendentes al proteccionismo y, como resultado, las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio con la UE, conocido como el TTIP, permanecen bloqueadas.

“Las conversaciones sobre el TTIP se han detenido de forma efectiva. La UE necesita asegurar que hay un nivel suficiente de ambición común y puntos en común antes de decidir sí y cómo procedemos con nuevas negociaciones”, dijo el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario.

No obstante, Rosario subrayó que la UE permanece comprometida con EE. UU. para trabajar juntos por una agenda transatlántica “ambiciosa, positiva y que beneficie a ambos”.