•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El candidato a la directiva de AmCham, que también busca la reelección en la presidencia, se propone que la cámara tenga un centro de negocios con la información, los requisitos y los elementos necesarios para que una compañía estadounidense invierta en Nicaragua. “Queremos acompañar a los inversionistas para asegurar la inversión extranjera”, enfatiza Álvaro Rodríguez.

¿Qué motivaciones tiene para reelegirse como presidente de AmCham?

Mi mayor motivación es concluir los planes y cumplir las metas que hace un año me comprometí ejecutar y que por razones exógenas, en algunos casos, no pudimos finalizar. Recordemos que el 2017 fue un año complicado. Ya todos conocemos los contratiempos que las elecciones municipales provocaron y aun así logramos construir un mecanismo de diálogo con las distintas autoridades estadounidenses, para explicar las repercusiones que tendría la Nica Act en la economía y en los sectores más pobres del país, pues se reduciría la capacidad de generar empleos. Al mismo tiempo, le expresamos al Gobierno de Nicaragua nuestra posición sobre la importancia de profundizar la institucionalidad democrática y el imperio de la ley. Hemos trabajado en esas dos vías, creemos que eso es lo correcto, pero el proceso no ha terminado.

¿Qué otro tema lo motiva?

Yo veo a AmCham como una organización instrumental para profundizar el comercio entre Nicaragua y Estados Unidos, que es nuestro principal socio comercial. Bajo mi presidencia se han venido haciendo una serie de cosas de mucha importancia para el país, que necesitan continuidad. Tenemos que aprovechar al máximo el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (Cafta-DR), sobre todo porque ya comienza la desgravación arancelaria de los productos que importamos de Estados Unidos. Entonces, creo que son momentos muy determinantes y tengo toda la voluntad de continuar trabajando por la unidad de la cámara y en consenso en la Junta Directiva.

¿Cuáles serían sus metas concretas si llegara a ser reelecto?

Primero, contribuir aumentando la importancia estratégica de la cámara en el comercio bilateral con Estados Unidos. Seguir, obviamente, comunicando a las autoridades estadounidenses el impacto negativo que tendría la Nica Act, y también colaborando con lo que esté a nuestro alcance en la mejora continua de las instituciones democráticas para garantizar el auge económico a mediano y largo plazo. Aparte de eso, la cámara se puede convertir en un catalizador para la profundización de las relaciones de nuestros empresarios con los Estados Unidos. Adicionalmente, tenemos algunas iniciativas ya propiamente de la cámara para llevarlas a cabo; estamos impulsando la erradicación del acoso sexual en las empresas y queremos extenderla. También estamos trabajando con la juventud y los estudiantes. Tenemos la comisión de inversión y desarrollo, que nos sirve para que toda aquella persona que quiera venir a invertir a Nicaragua tenga un punto de referencia siempre que sea AmCham. Queremos trabajar en todas estas cosas. En el área de educación, tenemos el comité de educación, que es muy importante. Actualmente hemos dado asistencia a más o menos 18,000 niñas y niños, desde que se fundó el programa, desde hace 12 o 13 años. Yo quiero hacer mucho énfasis en la educación, un país formado y educado prospera con mayor rapidez.

¿Cuáles fueron los principales éxitos de AmCham en 2017?

Uno de los principales logros fue realizar con éxito la reunión de la Asociación de Cámaras de Comercio de los Estados Unidos, América Latina y el Caribe (Aaccla) en Nicaragua. Aaccla nos congrega a 24 cámaras como la AmCham, y las 24 estuvimos en la reunión de Managua. Por primera vez fuimos país sede en 44 años de historia de esa reunión de alto nivel, de clase mundial, y coincidió positivamente con la celebración del 50 aniversario del Aaccla. Entonces, fue una celebración magna que tuvimos en el país. Dicho sea de paso, la Cámara de Comercio de Estados Unidos es sumamente importante, tiene alrededor de tres millones de socios. Considero que ese fue un logro importante, haber recibido a más de 200 personas que vinieron del exterior, y pusimos a Nicaragua en el mapa de la inversión a nivel mundial.

Si usted es reelecto, ¿cómo se plantea concretamente el reto de la Nica Act?

La Nica Act no debería ser aprobada y vamos a hacer todos los esfuerzos necesarios para evitarlo. Es una ley que sancionaría al pueblo de Nicaragua. Estados Unidos ya tiene leyes y herramientas para sancionar a personas que intentan utilizar su sistema financiero para ocultar fondos de actividades ilícitas y que proceden de la corrupción. Sería un grave error porque vendría a afectar a la clase trabajadora que busca empleo y no encontraría por falta de más inversiones. Por otro lado, continuaremos expresándole al Gobierno de Nicaragua la necesidad de continuar mejorando el sistema electoral y el sistema judicial, para poder brindar la seguridad y continuidad de las inversiones, que han sido tan importantes para el crecimiento económico del país, así como mejorar el sistema político para ampliar la participación ciudadana y poder asegurar la estabilidad en el largo plazo.

¿Qué acciones específicas tomará AmCham, con usted de presidente, para seguir atrayendo inversiones estadounidenses?

Estamos trabajando con la Embajada de los Estados Unidos de América en Nicaragua en una propuesta de centro de negocios, un “trade center” donde podamos concentrar toda la información, los requisitos, los elementos que una compañía necesita para venir a invertir en el país. Queremos ser facilitadores, queremos acompañar a los inversionistas para asegurar la inversión extranjera. Tenemos una experiencia similar con ProComer (la agencia de promoción de Costa Rica) y hemos hecho una buena alianza con ellos. Y eso es lo que queremos replicar y construir una relación de doble vía para incentivar e incrementar la inversión extranjera en Nicaragua y las exportaciones de nuestros productos.

¿Qué hará AmCham respecto al tema de la desgravación de aranceles de los productos estadounidenses, que son sensibles para Nicaragua?

Realmente ese es otro tema que me empeñaré en promover. Le hemos pedido a la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) un estudio para ver realmente cuál sería el impacto que tendría la desgravación arancelaria en la economía. Cuando tengamos la información la daremos a conocer, pero desde ya avizoramos que tendría afectaciones en algunos rubros, con ciertos beneficios para otros. Pero, aún estamos cuantificando el impacto y nos alegra estar en alianza con Funides por su prestigio y gran experiencia.

¿Cuál es realmente la importancia de AmCham para el país y cuál ha sido su incidencia en las relaciones de Estados Unidos con Nicaragua historicamente?

Nuestro principal objetivo es la relación comercial entre los dos países, Estados Unidos y Nicaragua. Durante la historia, AmCham siempre ha jugado un papel bastante protagónico debido a que ha sido el canal entre la Embajada de los Estados Unidos y el sector privado. En ese sentido, AmCham juega un papel preponderante y lo seguirá jugando. 

 ¿Cuántas empresas tiene afiliadas y cuántas son de origen estadounidenses?

Tenemos 317 empresas afiliadas. Estadounidenses son como 160, aproximadamente.

¿Confía en que será reelecto como presidente de AmCham?

Creo que sí, considero que he hecho un buen trabajo, me apoyan los principales grupos empresariales de Nicaragua y tengo la certeza de que muchas empresas lo reconocen. Hemos hecho un trabajo por la nación, por Nicaragua, hemos hecho un trabajo por las compañías norteamericanas, por fomentar las relaciones comerciales entre los dos países. Tuvimos la reunión de Aaccla, que marcó un antes y después de AmCham y de Nicaragua. Así lo veo yo. Creo que son factores positivos, porque, aquí de lo que se trata es que las cosas caminen, que trabajemos como nicaragüenses y que pensemos en el bienestar de la nación.  

¿Quién es?

Ha sido gerente de varias empresas en el país. Actualmente es gerente general de Enimosa, empresa distribuidora de motocicletas Honda en Nicaragua, cargo que desempeña desde hace aproximadamente 14 años.

Fue presidente de la Asociación Nicaragüense de Distribuidores de Vehículos Automotores (Andiva), ha sido directivo de la Unión Nicaragüense de Responsabilidad Social (uniRSE) y del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). Además, fue presidente del Club Terraza y presidente de los Benefactores del Cuerpo de Bomberos de Managua.

El año pasado resultó electo presidente de AmCham y pretende reelegirse por un año de acuerdo con los estatutos de dicha cámara.