•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo ayer que entre noviembre y enero de este año aproximadamente 300 extranjeros han sido devueltos de Nicaragua por no portar certificados de vacuna contra la fiebre amarilla. 

Recientemente, Aguerri dijo: “Necesitamos hacer un mayor despliegue porque seguimos teniendo el problema de pasajeros que llegan al país, no traen el certificado y por lo tanto no pueden entrar… estamos buscando una estrategia que vaya reduciendo este número de pasajeros”.

El dirigente empresarial manifestó ayer que ya no solo Nicaragua, Brasil y países del Caribe solicitan a los pasajeros que ingresan certificados contra la fiebre amarilla, sino que también Belice y Honduras empezarán a aplicar este proceso. 

“Ahora se sumó Belice y Honduras, están aumentando los países donde se está pidiendo esto, y desafortunadamente provocará afectaciones en los pasajeros,  y en lo que dirán del país en el exterior”, agregó el presidente del Cosep.

“Seguimos buscando cómo nos ayuden para que los pasajeros que vienen de países que dentro de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) están con fiebre amarilla, traigan sus certificados”.  También solicitó a los medios de comunicación realizar un esfuerzo mediático para que los pasajeros no sean afectados. 

“Logramos que se bajara de 30 a 10 días el período de los pasajeros que han estado en países a los que se les pide certificado, logramos avanzar a que si has estado hasta hace 10 días, a ese pasajero sí se le pida el certificado de fiebre amarilla, pero si ha estado en 11 y 30 días, que ya no te lo piden”, recordó.

Otros temas 

El dirigente empresarial también informó ayer que el próximo 23 de febrero se firmará el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Corea del Sur, en  Seúl. “Además, hemos puesto en agenda el acuerdo de libre comercio con Perú, nos interesa avanzar con este tratado”, puntualizó.

Aguerri dijo que están en conversaciones con la Comisión de Aeropuertos, en la que también se encuentra el Gobierno, para que se construya un nuevo depósito aduanero, de modo que promueva la facilitación de la carga que viene al país.