•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las elecciones de los próximos meses en América Latina pueden poner en riesgo las reformas fiscales y estructurales en la región, ya que las nuevas autoridades pueden estar menos comprometidas a impulsarlas o enfrentarse a la falta de apoyo político para su implementación, advirtió hoy Moody’s.

El informe de la calificadora de riesgo se refirió en específico a Brasil, que celebrará comicios presidenciales en octubre próximo; Colombia, donde en marzo se elegirá un nuevo Congreso y dos meses después al sucesor del mandatario Juan Manuel Santos, y México, que el 1 de julio votará para gobernante, senadores y diputados.

Moody’s advirtió que las denuncias de presunta corrupción contra funcionarios elegidos y el débil desempeño económico de la región “han incentivado el descontento” hacia los gobiernos.

Este escenario ha propiciado la aparición de candidatos no convencionales, nuevos en la política o que no tienen filiación con los partidos tradicionales que promueven políticas diferentes a las actuales, lo que puede disminuir las posibilidades de predecir el rumbo económico y afectar los negocios y el gasto en inversión.

En México

Sobre México y Brasil, Moody’s señaló que, dada la popularidad de los candidatos que promueven la reversión o reducción de las políticas actuales, afrontan el riesgo de que un retroceso que pueda socavar la consolidación fiscal o los esfuerzos de reforma estructural.

Pero, además no descartó que en caso de que ganen candidatos más favorables al mercado, estos no cuenten con el apoyo necesario para promoverlas.

En México, por ejemplo, Moody’s apunta que las encuestas revelan un descenso en el apoyo al gobierno de Enrique Peña Nieto en contraste con el aumento de la popularidad del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, contrario a las líneas de la actual administración y defiende el aumento del gasto social.

La calificadora alertó que en caso de que López Obrador resulte ganador de la Presidencia y decida desacelerar la agenda de apertura en sectores como el energético, esto podría reducir los flujos de inversión extranjera e impactar el crecimiento.

Brasil

El informe indicó que Brasil ha sido afectado con un largo período de incertidumbre política que ha golpeado la confianza de los empresarios e inversionistas y ha retardado la recuperación económica.

Además, apuntó que el gobierno de Michel Temer tiene el índice de aprobación más bajo de los últimos 28 años, mientras los ciudadanos sienten que el país va por un rumbo equivocado.

Colombia

En su evaluación sobre Colombia, Moody’s apuntó que, al igual que en Brasil y México, existe una insatisfacción con el poder establecido, lo que ha disparado la aparición de candidatos independientes o externos a los partidos políticos.

Y pese a la “polarización política” que anticipa en la campaña atizada por las críticas al acuerdo de paz con la antigua guerrilla de las FARC, Moody’s dijo esperar que exista un “alto grado” de continuidad de las políticas como resultado del robusto marco institucional del país y el apoyo expresado por los candidatos a una economía de mercado.

No obstante, advirtió que si un futuro Gobierno decide llevar de nuevo a la mesa de negociaciones el acuerdo de paz, se incrementaría la incertidumbre política y se desviaría la atención de los esfuerzos de consolidación fiscal, lo cual podría impactar el perfil crediticio del país.