•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La presidenta saliente de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, dijo que no hay una “burbuja” en los mercados financieros, al tiempo que alentó a los inversores de su país a permanecer “cautelosos”.

Yellen, que dejó su puesto hoy y será reemplazada desde el lunes por Jerome Powell, hizo estas declaraciones en el canal de televisión PBS antes de saber que Wall Street perdió cerca de 666 puntos al cierre del viernes, más de 2.5%, su mayor caída desde junio de 2016.

“No quiero etiquetar lo que vemos actualmente en los mercados como una burbuja”, dijo Yellen. “Pero diría que las valoraciones de activos son generalmente altas”, dijo, incitando a los inversores a “ser cautelosos” en sus inversiones.

La Bolsa estadounidense ha subido alrededor de 30% desde que Donald Trump llegó al poder hace un año, pero sufrió una caída el viernes, mientras que los indicadores económicos marcaron una aceleración en los aumentos salariales que podrían impulsar al banco central a aumentar las tasas más rápido de lo esperado.

Refiriéndose a la economía estadounidense, Yellen dijo que “las cosas parecen ir muy bien”, destacando especialmente la fortaleza del mercado de trabajo, con una tasa de desempleo del 4.1%, la más baja en 17 años.

Consultada sobre el hecho de que Trump no la volvió a nominar para un segundo mandato de cuatro años, Yellen, de 71 años, confesó que estaba “decepcionada”.

Nombrada en 2014 por el predecesor de Trump, el demócrata Barack Obama, Yellen, también demócrata, fue relegada frente a Jerome Powell, un republicano.

Resaltó su satisfacción por la buena salud en la que se encuentra la economía de EE. UU., tras sus cuatro años como presidenta del organismo.

“Me siento muy bien sobre la economía, creo que las cosas tienen una perspectiva fuerte”, dijo la que ha sido la primera mujer en dirigir el banco central con más de un siglo de historia. 

La tasa de desempleo cerró enero en el 4.1%, en niveles no vistos desde 2000; y la inflación ha comenzado a repuntar hasta el objetivo anual del organismo del 2% anual.

Sobre el futuro de la política monetaria, Yellen indicó que “la Fed se encuentra inmersa en una senda de alza de tipos de interés graduales, y si las condiciones económicas continúan como hasta ahora, el proceso es probable que siga”.

El banco central estadounidense elevó el precio del dinero en tres ocasiones en 2017, hasta el rango actual de entre el 1.25% y 1.5%, y se espera que lleve a cabo tres subidas adicionales a lo largo de 2018.

El propio Powell ya ha señalado su intención de proseguir con el camino marcado por su predecesora y asegurar una “suave transición”. Yellen, de 71 años, fue designada para el cargo en 2014 por el expresidente demócrata Barack Obama. 

Pese a que Trump, republicano, reconoció su labor y señaló que le gustaba, decidió reemplazarla por Powell, de 64, algo que justificó porque había que remarcar el cambio de gobierno con un nuevo rostro al frente de la institución.

Yellen se quedará en Washington para trabajar en el centro de estudios Brookings Institution, uno de los más prestigiosos de la capital estadounidense, y donde coincidirá con su antecesor al frente la FED, Ben Bernanke.