•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente Donald Trump se concentra en los “fundamentos” de largo plazo de la economía, que aún están “excepcionalmente fuertes”, dijo ayer la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una jornada en que Wall Street se derrumbó 4.6%.

“La atención del presidente está en nuestros fundamentos económicos de largo plazo, que permanecen excepcionalmente fuertes”, expresó Sanders en un intento por enviar un mensaje de calma a los mercados tras una jornada caótica.

La portavoz citó “el fortalecimiento del crecimiento económico de Estados Unidos, la tasa de desempleo históricamente baja y los salarios de los trabajadores estadounidenses en aumento”.

Desde que asumió el poder, Trump ha reiterado día a día que los aumentos de la bolsa son prueba de que su gobierno va por el buen camino. La Casa Blanca lo ha llamado “el salto Trump”.

La caída de este lunes del principal índice de la Bolsa de Nueva York se produjo tras un crecimiento sostenido de los valores de las acciones.

“Los recortes de impuestos propuestos por el presidente y las reformas regulatorias impulsarán aún más a la economía estadounidense y seguirá aumentando la prosperidad del pueblo estadounidense”, dijo Sanders.

Wall Street ha estado en un terreno inestable en la última semana en medio de preocupaciones por las elevadas tasas de los bonos del Tesoro y la posibilidad de que la Reserva Federal decida más aumentos de la tasa directriz este año ante el fortalecimiento de la economía.

Pánico en Wall Street

Momentos de pánico se vivieron en Wall Street, donde el emblemático índice de Nueva York, el Dow Jones, llegó a perder más de 1,500 puntos durante la sesión, recuperándose parcialmente poco antes del cierre.

De acuerdo con las cifras definitivas de cierre, el Dow Jones Industrial Average finalmente perdió 4.60%, mientras el Nasdaq cayó 3.78% y el índice ampliado S&P 500 abandonó 4.10%.

En menos de una hora, el Dow Jones cruzó el umbral de los 500, 1,000 y 1,500 puntos perdidos. Luego de un pequeño rebote al final de la sesión, terminó cerrando con una caída de 4.61%. En su nivel más bajo, ha perdido más de 10% desde su último récord, el 26 de enero.

Transmitido en vivo en pantallas de televisión, este abrupto descenso retuvo la atención de los transeúntes en Nueva York, constató un periodista de la AFP.

Esta sesión ocurre el mismo día de la asunción del nuevo presidente de la Reserva Federal estadounidense, Jerome Powell, en sustitución de Janet Yellen, la única mujer que encabezó esta institución.

Los índices han batido récords en los últimos meses. En enero, el S&P 500 -que representa a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos- registró su mejor inicio de año desde 1997.

“Los recortes de impuestos propuestos por el presidente y las reformas regulatorias impulsarán aún más a la economía estadounidense y seguirá aumentando la prosperidad del pueblo estadounidense”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

En tanto, en América Latina, el movimiento más abrupto este lunes se vivió en Buenos Aires, cuya Bolsa cayó 4,50% para quedar en 31.145,60 puntos.