•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un excedente de cebolla importada y una sobreproducción nacional son la causa de la sobreoferta de ese producto en el país y la caída del precio para los agricultores, según Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Healy dijo ayer que los productores de cebolla, importadores y autoridades del Gobierno deberían reunirse con urgencia para resolver ese problema, a través del diálogo.

De acuerdo con el representante de los productores agropecuarios, el precio de un quintal de cebolla, para los productores, es de C$250, un valor que indicó “hoy por hoy no están cubriendo los costos de producción”.

“Ahí es donde está la preocupación. Ahora lo que hay que asegurarse es que se reúnan, y aquí insto al Gobierno, que reúna a los productores, comerciantes y al mismo Mific (Ministerio de Fomento, Industria y Comercio), para que se instale esa mesa lo más pronto posible y subsanemos este problema. ¿Cómo? Parando las importaciones de cebolla, para que se consuma la cebolla nacional. Esto va a continuar, porque hay un superávit de producción”, afirmó Healy.

El Plan de Producción, Consumo y Comercio del ciclo 2017-2018 estima que el consumo de cebolla de Nicaragua asciende a 72,916 quintales, mensualmente (875,000 quintales anualmente).

Healy recordó que el mercado se mueve por oferta y demanda e insistió en que se deben parar las importaciones del producto y consumir la producción nacional.

“El problema de ahorita con la cebolla es que se juntaron todos los factores, especialmente que la cebolla se comienza a cosechar en diciembre. Como se comienza a cosechar en diciembre, y estamos en febrero, siempre queda un excedente de las importaciones, y tenés la producción nacional, que tenemos ahora”, explicó Healy.

A finales de octubre del año pasado, los importadores de hortalizas, los productores y el Gobierno acordaron la importación de 130,000 quintales de cebolla, para subsanar la demanda del producto, principalmente en el mes de diciembre, cuando la producción nacional no ha salido.

Puntos de vista

Para Francisco Manzanarez, un importador y comerciante de cebolla del Mercado Mayoreo, las importaciones son necesarias, porque “después de mayo en el país ya no hay cebolla nacional”.

“Tienen que venir las importaciones. Además, que la cebolla baje de precio no es culpable la importación. La culpa la tiene la sobreproducción y que no haya un mercado para exportación. No es culpa del Gobierno, de los importadores ni de los comerciantes”, defendió Manzanárez.

El representante de Upanic se preguntó qué pasaría si en vez de un superávit hubiera un déficit de cebolla en el país. “Cómo sería si hubiera un déficit y estuviéramos pagando en vez de C$250 por quintal, C$800 a C$900 por falta de importaciones”, dijo, justificando que el problema sería mayor para la población.

Según el importador Manzanárez, los productores de cebolla no accedieron a reunirse con el Gabinete de Producción, Consumo y Comercio del Gobierno y los importadores hace unos días. “Lo que hicieron fue tomar una decisión drástica de hacer paros en la carretera, en vez de sentarse con el Gobierno, o en conjunto con comerciantes e importadores”, señaló.

Agregó que, como comerciantes, están haciendo lo que pueden por ir a comprar el producto en el norte del país y venderlo en los mercados, pero que se rigen por las leyes del comercio: oferta y demanda.

Los productores, según Manzanárez, podrían almacenar su cebolla en anaqueles y darle un buen manejo para sacarla poco a poco al mercado, pero “lo que pasa es que se desesperan”, afirmó.

“Yo creo que la solución está en sentarse con el Gobierno y no en hacer paros. Nosotros (comerciantes) no podemos darles solución. Yo por lo menos no puedo darles solución de agarrarles 1,000 quintales, comprársela (la cebolla) cara y después, cuando ellos le bajen el precio para salir de sus productos, yo quedarme pegado con un producto más caro”, sentenció el importador y comerciante Manzanarez.