•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El primer ministro canadiense Justin Trudeau afirmó ayer, que tanto Estados Unidos como Canadá tienen que proteger mejor a quienes habían sufrido la mundialización y la tecnología, y que la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre esos dos países y México, conocido como TLCAN, debe tenerlo en cuenta.

“La oleada de innovaciones técnicas”, sobre todo en Silicon Valley, donde el jefe del gobierno canadiense viajó el jueves, “puede ser una fuerza altamente positiva y de transformación para los norteamericanos”, declaró en un discurso en la biblioteca presidencial Ronald Reagan, en las afueras de Los Ángeles.

“Pero no podemos permitir que esta oleada deje de lado a los trabajadores y a sus familias. Es algo que podemos y debemos discutir en el marco de la modernización y de la mejora del TLCAN”, añadió.

Justin Trudeau defendió un mejor reparto de las riquezas ante el aumento de las desigualdades económicas, y pidió “ayudar más a aquellos cuyas vidas se han visto agitadas por los intercambios económicos mundiales” y la mundialización, “incluidos la automatización y el cambio económico”, que eliminan un número creciente de empleos.

Los negociadores ya han concluido tres capítulos de discusiones pero todavía quedan por resolver los problemas más difíciles, como “las normas de origen de los productos de la industria automóvil”.

“Se retirará”

El miércoles, en Chicago, Trudeau afirmó que se retirará del TLCAN si no surgía de las negociaciones un acuerdo aceptable para los canadienses.

Los comentarios del gobernante tenían lugar después de que la última ronda de conversaciones entre Canadá, Estados Unidos y México finalizara el 29 de enero sin avances significativos, y después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con retirarse del pacto si no era renegociado a su conveniencia.

La próxima ronda de negociaciones del TLCAN, en vigor desde 1994, se fijó para fines de febrero en México, antes de continuar en Washington.