•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los seguros especiales que brindan coberturas específicas a riesgos o eventos determinados, sí existen en nuestro país. Por ejemplo, el Seguro Agrícola es un seguro especial, ya que está orientado a una actividad económica específica y otorga coberturas a riesgos específicos. De acuerdo con Rogelio Bermúdez, coordinador de Seguros Agropecuarios, explica que en mayo de 2017, la compañía lanzó al mercado el Seguro Agrícola a la inversión y el Seguro Pecuario. Cabe destacar que en otros países de Latinoamérica ya existe desde hace muchos años, pero ahora los productores nicaragüenses pueden acceder a esta póliza para asegurar su inversión. 

Según manifiesta Bermúdez, el seguro agrícola que Iniser tiene a disposición de los productores es un programa que se adapta a todos los sectores productivos de nuestro país: pequeños, medianos o grandes productores, independientemente de la cantidad de manzanas de tierra que tengan. Iniser es precursor de este tipo de seguros, de manera que es la única compañía que tiene disponible en su portafolio de productos el Seguro Agrícola. 

“Siempre ha sido una preocupación de Iniser el brindar protección y aseguramiento a la producción agropecuaria de nuestro país. En 2008 tuvimos un Seguro Agrícola Paramétrico basado en parámetros meteorológicos específicos, medidos a través de períodos de tiempo preestablecidos en una estación meteorológica determinada. Este esquema no fue acogido de manera masiva por los productores y no le dimos continuidad, pero iniciamos la búsqueda de esquemas de aseguramientos más versátiles y ajustados a las necesidades del sector agropecuario”, explica Bermúdez.

Por lo anterior, en 2017 Iniser lanzó al mercado el Seguro Agrícola a la Inversión, que es un sistema de protección que ampara la inversión realizada por el productor (costos directos) contra pérdidas y daños materiales causados por los fenómenos climatológicos, desde la preparación de la tierra hasta la cosecha. 

La necesidad de crearlo

En la actualidad se habla mucho del cambio climático por las consecuencias negativas que tiene para la vida del planeta. Las actividades económicas que se realizan en el sector agropecuario son altamente vulnerables a los daños provocados por eventos climatológicos como: la sequía, el exceso de lluvia, huracanes, vientos fuertes y otros. 

Nicaragua es un país mayoritariamente agropecuario (262 mil productores, 8.5 millones de manzanas de tierra sembradas). La actividad agrícola representa entre el 14-15% del PIB,  más del 40% de las exportaciones totales y genera empleos para más del 30% de la población económicamente activa. En los últimos años, los huracanes, tormentas y sequías han impactado en la producción de alimentos. Por ejemplo, la tormenta Nate afectó al 70% de la producción nacional de plátanos y en alguna medida la cosecha de arroz, teniendo impacto en las exportaciones, en el consumo nacional y la imposibilidad de los productores de pagar los créditos agrícolas que les otorga el sistema financiero. 

Funcionamiento

¿Cómo pueden pagarle el crédito al banco sin cosecha? ¿Qué necesita el productor para recuperar su inversión? ¿Cómo pueden darle continuidad al proceso productivo? El Seguro Agrícola a la Inversión es una herramienta financiera diseñada para dar respuesta a estas circunstancias. Las entidades financieras y los productores pueden transferir estos riesgos a Iniser sobre la base de este esquema de seguro especial, que permite a los productores minimizar el impacto de la pérdida a consecuencia de los eventos climatológicos que afectan directamente a los cultivos. Hasta el momento, la compañía tiene la posibilidad de brindar aseguramiento a más de 30 tipos de cultivos a nivel nacional, independientemente que sea de temporal o asistido por riego.

¿A quiénes beneficia?

El principal beneficio de obtener este seguro lo recibe el país, por cuanto es una herramienta en la lucha contra la pobreza al resarcir los daños ocasionados por los eventos climatológicos, y también le garantiza al productor la continuidad de su actividad productiva al recuperar por medio del seguro una gran parte de su inversión, es decir, que le permite los recursos financieros para la siembra del siguiente ciclo agrícola, contribuyendo de esta manera a preservar la seguridad alimentaria. “Es una herramienta financiera sólida, mediante la cual las entidades del sistema financiero protegen el crédito a la producción con menor incertidumbre, pudiendo otorgar el beneficio de tasas diferenciadas o preferenciales a los productores que cuenten con la póliza de Seguro Agrícola”, indica el experto. 

Entre los requisitos que se le piden a los interesados en optar por este seguro están: poseer un área mínima de cinco manzanas, para productores individuales, y en el caso de colectivos (cooperativas o productores organizados desde una manzana de tierra), contar con un paquete tecnológico y/o costos directos de producción, completar debidamente la solicitud y atender a la inspección de área a cultivar por parte de Iniser.

Los intersados pueden avocarse al siguiente correo:
rbermudez@iniser.com