•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Existen dos tipos de seguros de vida: Vida Ahorro y Vida Riesgo, en esta edición nos centraremos en la importancia de optar por contratar un seguro de vida-riesgo. ¿Cómo estamos en cuanto a cultura de protección de nuestra vida?, es una importante reflexión que debería responder a la necesidad de resguardar nuestra estabilidad individual así como el garantizar un alivio para nuestros familiares, y es que hablamos de que son pocas las personas que cuentan con un seguro de vida. Esta póliza puede ser contratada por cualquier persona de manera individual, o bien incluir a su núcleo familiar. 

Los seguros de vida pueden clasificarse de acuerdo con su duración en temporarios o de vida entera. Por su tipo de prima, esta puede ser nivelada, donde el pago es constante, y a prima de riesgo, donde aumenta de acuerdo con la edad del asegurado; o la cantidad de asegurados que cubre la póliza (seguros individuales, colectivos o de varias cabezas). Los montos pueden variar de acuerdo con cada aseguradora.

Pero, ¿cuál debería ser la razón principal para optar por un seguro de este tipo?, el propósito de que permiten mitigar el impacto económico ante un hecho inesperado o fallecimiento, especialmente si el asegurado es el sostén económico del hogar, así se expone en una información compartida al respecto en el sitio web Gestión. En caso de fallecimiento, los beneficiarios o herederos acceden a una indemnización  para mantener su estilo de vida. En este punto, la suma asegurada correspondiente a los beneficiarios va a ser equivalente al 25% de la suma asegurada del titular de la póliza.

La indemnización se denomina capital asegurado. Por lo general, las aseguradoras piden que el asegurado tenga una edad entre 18 y 69 años. Este seguro cubre la muerte por cualquier causa, la que puede ser natural o accidental, en los casos de muerte natural debe ser producida por una enfermedad que surja posterior a la fecha de inicio de la vigencia de la póliza.  En el caso que la persona quedase incapacitada totalmente para laborar, la compañía le debe entregar al asegurado una suma correspondiente al seguro básico, que puede rondar un periodo de entrega distribuidos en cinco años.

A tener en cuenta

Las aseguradoras afirman que, gracias a la combinación de la previsión y la solidaridad del sistema, el asegurado obtiene una cobertura inmediata por importantes montos, aun cuando los aportes individuales son reducidos. La edad de la pareja y de los hijos, así como del resto de personas que dependan del asegurado, si hay alguno de sus miembros con alguna discapacidad, el número de personas que se sustentan con el sueldo de aquel o la cantidad económica necesaria para que aquellas puedan salir adelante, son algunos de los parámetros que se debe de tener en cuenta a la hora de elegir un seguro de vida u otro. También es importante que el individuo tenga claro en qué consistirán las normativas del seguro al que se va a afiliar, la fiabilidad que le tenga a la empresa es fundamental.

A la hora de contratar una póliza de estas características es preciso llenar una declaración de salud, debiéndose asegurar que contenga todas las circunstancias conocidas por el tomador, que pudieran influir en la valoración del riesgo. La ocultación de datos podrá conllevar la rescisión del contrato. Por otra parte, hay pólizas que permiten incluso beneficiar al asegurado en vida, por ejemplo complementando la jubilación (cuando alguien que paga su seguro de vida durante muchos años y llega a la vejez sin tener que preocuparse por el bienestar económico de su familia).