•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la conferencia “Oportunidades de Comercio y Negocios en Centroamérica 2018”, realizada este miércoles en Managua, el CEO y director del Banpro Grupo Promerica, Luis Rivas Anduray, afirmó que para mejorar a corto plazo la productividad en Nicaragua conviene incrementar el sistema de riego en el agro para mejorar los rendimientos de los cultivos.

“Es también un tema de sostenibilidad. Nicaragua tiene las cuencas hídricas, probablemente mejor de Centroamérica; y la tierra que está en uso en el Pacífico, que es una de las más productivas del país, solo tiene el 3% de irrigación. Si nosotros aumentáramos eso al 6%, duplicaríamos la producción con las mismas áreas”, explicó Rivas.

Con esa tecnificación se podrían hacer dos cultivos de diferentes productos al año y se podría mejorar la calidad de la cartera de créditos del sistema financiero, porque no todos los bancos están brindando financiamientos al sector agrícola, indicó.

“Los bancos financiamos solamente el 10% de las áreas cultivables del país. Ese 10% son los productos que generan más divisas a Nicaragua, como el café, la caña de azúcar, etcétera, pero hay otro 90% de área que puede ser financiada, en la que los bancos no participan, por el riesgo crediticio que constituyen. Por eso, al tener irrigación, el riesgo se reduce sustancialmente”, sostuvo el CEO de Banpro.

Otro paso que se puede dar para mejorar la productividad del país, según Rivas, es mediante el seguro agrícola. “Este es un país agrícola y el tema del seguro agrícola es muy sencillo. El seguro agrícola se da con base en un solo parámetro, que es la precipitación pluvial. Lo único que hay que tener son centros de medición, pero no tenemos suficientes en el país”, comentó.

US$40 millones disponibles

Luis Rivas dijo que los bancos del país tienen alrededor de US$40 millones disponibles para sistemas de riego en la agricultura. “Sin embargo, los clientes no lo están usando como nosotros esperábamos, porque hay ciertas barreras que hay que romper”, señaló.

Una de esas barreras es que un porcentaje muy alto de las tierras productivas del occidente del país no están siendo trabajadas por sus dueños. Por lo tanto, no existe el incentivo de invertir en irrigación porque no está dentro del costo del arriendo, ni existe tampoco el incentivo para el que las produce, porque no es su propia tierra.

“Hay que buscar esquemas de riesgos compartidos y ganancias compartidas entre los que tienen los activos (la tierra por ejemplo) y quienes los hacen productivos”, opinó.

Aclaró que son cosas sencillas para mejorar el aspecto de la productividad, pero también hay otras cosas más difíciles de hacer “que requieren de todo un andamiaje en la parte de educación, en la parte de entrenamiento, de adaptarse más a las tendencias mundiales”.

Economía primaria

Raúl Amador, presidente del Grupo Invercasa, dijo en el panel sobre las perspectivas de Nicaragua que en este país cada persona productiva genera aproximadamente US$4,000, un monto menor que el de países como Honduras, que tiene US$7,000, y Costa Rica con US$10,000, y muy por debajo de Singapur, US$106,000 y Estados Unidos US$160,000.

Explicó que la productividad se calcula por medio del PIB por sector, entre la población que trabaja en ese determinado sector. “¿Qué está pasando? Yo estoy de acuerdo en que estamos haciendo una serie de cosas y estamos caminando en la dirección correcta, pero hay un problema muy serio: Nicaragua es una economía primaria, principalmente. Costa Rica y Guatemala son economías terciarias y secundarias… Nuestra estructura económica está concentrada casi en un 70% en el agro”, comentó el empresario.

Uno de los problemas del país en el tema de productividad es que hay cultivos que tienen buenos rendimientos, como el de arroz de riego, maní y caña de azúcar, pero hay otros que no.

“Tenemos el ejemplo del almidón de yuca, que estamos haciendo una inversión, en la cual estamos trabajando con el Grupo Banpro. En este caso, los campesinos producían o producen artesanalmente 6 toneladas por manzana. Nosotros los llevamos (los rendimientos) a entre 11 y 12 toneladas por manzana, con nuestra semilla, nuestra tecnología y buenas prácticas”, relató Amador.

Agregó que con riego se pueden obtener hasta 24 toneladas por manzana y que eso demuestra que la productividad de la yuca se puede mejorar, como el arroz de riego, el maní y la caña; y llevar a los rendimientos que obtienen países como Vietnam, Tailandia y Brasil, los más grandes productores de almidón de yuca.

Amador dijo que, contradictoriamente, Nicaragua tiene una de las más altas cargas tributarias y sociales de Centroamérica, pero esto no ayuda a mejorar la productividad.

País de oportunidades

Carlos Reynaldo Lacayo, del Grupo Calsa, destacó que el sector privado está “asumiendo una responsabilidad muy seria, que es aportar para que la población económicamente activa tenga las oportunidades de trabajo que se merece”.

“Y eso lo hemos hecho el sector privado nicaragüense y el sector privado extranjero”, afirmó.

El empresario recomendó, citando unas palabras del secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson,: “Escojan bien a sus socios”.

“Eso es fundamental: escoger bien a su socio”, remarcó Lacayo.

Agregó que al país le conviene seguir manteniendo como socio al Fondo Monetario Internacional (FMI), “porque es fundamental para que todos nosotros tengamos éxito y podamos crear más clase media, que ese es el juego, que sigamos de la mano de ese gran médico que se llama Fondo Monetario”, expresó.

El empresario dijo estar convencido de que en Nicaragua hay grandes oportunidades, y lo que hay que hacer es “ir agarrando las oportunidades y caminar de una manera más rápida”.

Nicaragua tiene un sistema financiero sano

SÓLIDO• “Nicaragua tiene el sistema financiero más pequeño de Centroamérica, pero es el más solvente, el más líquido, el de mejor calidad en la cartera de crédito y el más rentable. Es un sistema financiero sumamente sano”, afirmó Luis Rivas Anduray, CEO y director del Banpro Grupo Promerica.

Indicó que Nicaragua es el país de Centroamérica donde el crédito tiene la mayor tasa de crecimiento.

“El crecimiento es de doble dígito y si te vas a otros países de Centroamérica, el crédito no está creciendo de esa manera. Todavía el crédito, en Nicaragua, crece por encima de lo que crece el PIB nominal. El PIB nominal de Nicaragua crece alrededor del 10% y el crédito está creciendo como un 15%. Eso indica la importancia del crédito en la actividad económica”, explicó Rivas.

Comentó que recientemente los bancos nicaragüenses fueron evaluados favorablemente por el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat).

“El reporte que saca el Gafilat dice que los bancos nicaragüenses, evidentemente soportados por todas las leyes que se han aprobado en esa materia, están bastante bien preparados para prevenir el tema del lavado (de dinero)”, destacó.

Los bancos tienen muy buenos programas de prevención de lavado de activos y que eso fue ratificado por el Gafilat, dijo Rivas.