•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Costa Rica, Panamá y Nicaragua están trabajando en la modernización de los puestos fronterizos con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo, y el puesto de Peñas Blancas estará listo a finales de este año, revelaron este jueves en la conferencia “Oportunidades de Comercio y Negocios en Centroamérica 2018”, organizada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y PWC.

“En Nicaragua, si ustedes visitan Peñas Blancas se van a dar cuenta que ya inició el proceso de modernización, ya se está construyendo la terminal de carga y la terminal de pasajeros, vamos a tener una especie de aeropuerto terrestre que le va a dar dignidad a las personas y facilitación a la carga. Esto es un esfuerzo que ha liderado el sector privado centroamericano, para asegurar que esto suceda”, dijo el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, en un panel con los embajadores Eduardo Trejos y Diana Valladares, embajadores de Costa Rica y Honduras, respectivamente.

Trejos afirmó que para la modernización de los puestos fronterizos entre Costa Rica y Panamá y Costa Rica y Nicaragua, están invirtiendo US$100 millones, además de inversiones en terminales portuarias en el Caribe.

“Eso y sumado con el inicio de operaciones en Tablillas (frontera norte de Costa Rica) y la inversión de los puestos fronterizos en Peñas Blancas, podríamos tener un 2019 muy provechoso para fortalecer los procesos de fluido que benefician al sector comercio e inversión y al sector turismo, que está en un proceso de dinamismo en Costa Rica y Nicaragua”, comentó el embajador.

Valladares consideró positiva la idea de que Nicaragua incursione en un modelo de Unión Aduanera, como el que ya funciona entre Honduras y Guatemala, el primero en la región. “Yo no tengo ninguna duda que en el momento que Nicaragua decida incorporarse en el proceso de la Unión Aduanera, reflejaremos un potencial bien grande en cada uno de los países”, afirmó la embajadora hondureña.

Entre los beneficios, según Valladares, está el crecimiento económico de cada país, la industrialización basada en comercio intraindustrial y la mayor competencia de un mercado de una escala subregional.

“Vamos en buen camino. Hemos manifestado el deseo de poder lograr la verdadera integración y sobre todo ir en la ruta correcta. Honduras ha dado un gran cambio y creo que debemos y podemos potenciar el convertirnos en líderes en la región, pero más que todo para poder trabajar juntos y lograr que nuestra relación comercial mejore en su conjunto”, señaló la embajadora.

Nueva plataforma

Aguerri expresó que desde el año 2014 los empresarios centroamericanos se unieron para exponer la situación ante jefes de Estados regionales, lo que sirvió para emprender, años después, trabajos para modernización en algunos puestos fronterizos, la creación de un formulario único de migración para Centroamérica,  una política de logística regional que se mostrará en dos años a través de un plan maestro y otros proyectos, como una plataforma digital de migración regional.

Recordó que Centroamérica y República Dominicana en su conjunto representaban, hace cuatro años, el 0.33% del Producto Interno Bruto Mundial y el 0.78% del total de inversión extranjera directa.

“Hoy, con la Unión Europea, estamos trabajando una plataforma digital que significa que todo Centroamérica va a tener un mismo sistema. El funcionario de migración va a ver lo mismo en cualquier país de la región centroamericana”, anunció Aguerri.

Afirmó que hasta el último trimestre del año pasado, cuando ya estaba vigente la Unión Aduanera entre Honduras y Guatemala, los costos logísticos disminuyeron más de 20% en comparación con la época cuando no existía esa unión y el PIB de esos países se incrementó entre 0.5% y 1%.

Valladares comentó que “ha sido un gran paso implementar el proceso de la unión con Guatemala,  procesos (trámites) que llevaban unas 70 horas, ahora con la unión se hacen en dos o tres minutos, que resulta una reducción de costes y  aumento de la competitividad; este factor impulsó el crecimiento económico entre Honduras y Guatemala y ha logrado alcanzar un 4.7% entre los meses de junio y noviembre 2017”.

Según la representante hondureña, el PIB de Honduras podría aumentar de 0.5% al 1.2%, mientras que el guatemalteco subiría del 0.4% al 1%. Los costos de logísticas disminuyeron entre 21% y 25%, y el flujo de exportaciones hondureñas hacia Guatemala percibiría una mejora entre 0.8% y 2.4%, mientras que las exportaciones de Guatemala a Honduras mejorarían en un rango de 0.6% a 1.6%.